2016/07/20

Rechazan las interconexiones energéticas a través del Pirineo

Tras participar en el marco del Foro Internacional contra Proyectos Inútiles e Impuestos que se ha celebrado recientemente en Baiona, la Red de Apoyo Mutuo en Respuesta a Megaproyectos Energéticos rechaza las interconexiones a través del Pirineo

GARA|BAIONA

50 C0LECTIVOS


La Red de Apoyo Mutuo en Respuesta a los Megaproyectos Energéticos está formada por 50 colectivos de Aragón, Catalunya y Euskal Herria, entre los que se encuentra Sustrai Erakuntza.

La Red de Apoyo Mutuo en Respuesta a Megaproyectos Energéticos –formada por 50 colectivos de Euskal Herria, Aragón y Catalunya y entre las que se encuentra Sustrai Erakuntza– ha suscrito un documento en el que rechaza los megaproyectos de interconexión energética a través del Pirineo.

Estos colectivos, que se han reunido en Baiona en el marco del 6º Foro Internacional contra los Proyectos Inútiles e Impuestos, denuncian que estos megaproyectos se basan en «un modelo energético caduco e hipercentralizado que defiende la UE y que tiene como objetivo un mercado único sin una adecuada regulación, en manos de grandes corporaciones y que perpetúa el modelo basado en combustibles fósiles y nuclear».

Dos de estos megaproyectos afectan directamente a Euskal Herria. Se trata del cable submarino Bizkaia-Aquitania y la continuación de la línea de muy alta tensión entre Itsaso y Deikaztelu hasta la localidad landesa de Cantegrit.

El documento, que ha recibido el nombre de “Comunicado de Baiona”, subraya que estas infraestructuras «no están justificadas ni técnica ni económicamente», tal y como destacan informes del Tribunal de Cuentas Europeos y la Comisión de Regulación de la Energía (CRE) del Estado francés. «Se constata una sobrecapacidad de generación eléctrica tanto en España como en Francia y un sobredimensionamiento de la interconexión eléctrica entre ambos países, lo que hace que resulten injustificables más interconexiones», añade.

Junto a ello, la red expresa su apoyo a «un modelo energético transparente, democrático y descentralizada y que tenga en cuenta el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático (COP 21), apostando por la reducción del consumo energética, las energías renovables, el autoconsumo y las redes de distribución local».

«Todo ello encaminado a una verdadera transición hacia un modelo energético sostenible, que potencie la soberanía energética de pueblos y personas, para el que estas redes de transporte son innecesarias», añade.