2016/08/11

La compañía china Cosco ya controla la gestión comercial del gran puerto del Pireo

El Estado griego ha cedido durante 36 años la gestión del principal puerto del Mediterráneo Oriental a una empresa estatal china. La operación se enmarca en la crisis financiera que atraviesa el país heleno.

GARA|ATENAS

Grecia materializó ayer la primera etapa de la cesión por 36 años de la gestora del puerto del Pireo a China con el traspaso de la mayoría de las acciones de la hasta ahora empresa pública OLP a Cosco, firma naviera con sede en Hong Kong. En un comunicado, la autoridad encargada de gestionar la privatización de las empresas públicas griegas, Taiped, calificó la venta de la gestora del puerto como uno de los «hitos» del programa de privatización heleno.

Cosco, compañía estatal de la República Popular China, se comprometió a adquirir el 67% de OLP por un total de 368,5 millones de euros en dos fases. La primera concluyó ayer con la venta por parte de Atenas del 51% de las acciones, por valor de 280,5 millones de euros.

En la siguiente etapa, que tendrá lugar en un plazo de cinco años y después de que Cosco haya invertido parte de los 350 millones de euros en el puerto a los que se ha comprometido, la empresa china abonará el segundo tramo de 88 millones y adquirirá el 16% de las acciones.

El periodo de cumplimiento del contrato abarca una década. El valor total del acuerdo asciende a unos 1.500 millones de euros ya que, además de la adquisición de las acciones de la OLP y las citadas inversiones obligatorias, el contrato incluye un abono al Estado griego por un total 410 millones de euros.

Desembarco en 2009

En 2009, Cosco adquirió una de las dos terminales de carga y después construyó una tercera, por lo que, al conseguir ahora el 67 % del puerto, el gigante chino del transporte marítimo controlará la mayor parte del mayor centro logístico para la distribución de mercancías en Grecia y en el Mediterráneo Oriental. El proceso de privatización del Pireo se inició con el Gobierno derechista de Antonis Samaras. Con la llegada al poder de Syriza, a principios de 2015, quedó congelado, al igual que la venta de otras infraestructuras.

Durante las negociaciones con la troika (UE, BCE y FMI), el Ejecutivo de Alexis Tsipras puso nuevas condiciones para retomar la privatización, lo que generó una polémica con Cosco, que amenazó con retirarse del proceso si el Parlamento heleno cambiaba las condiciones preestablecidas. Finalmente, ambas partes consensuaron darle carácter de cesión.

Por otro lado, Cosco prosigue ampliando sus rutas marítimas y, en este verano boreal, tres buques recorrerán la ruta del norte hacia Europa aprovechando el deshielo polar. El administrador del Canal de Panamá restó importancia a esa ruta y comentó que su principal cliente, que no es otro que Cosco, le aseguró que no pretende aprovecharla.