2016/08/19

Delicada visita a China de Suu Kyi, la primera como líder de facto birmana

Aung San Suu Kyi, la líder opositora birmana y ahora canciller de su país, se reunió ayer en Pekín con Li Kequiang, con quien discutió sobre un polémico proyecto de presa y el conflicto armado cerca la frontera común, dos temas delicados en las relaciones bilaterales.

GARA|pekín

ACUERDOS


China y Myanmar firmaron un acuerdo de cooperación económica y técnica, que incluye la construcción de dos hospitales en Yangón y Mandalay, y otro sobre el estudio de viabilidad para levantar un puente fronterizo.

La líder de facto birmana, Aung San Suu Kyi, comenzó ayer su visita oficial a China, la primera fuera del sudeste asiático desde su nombramiento como ministra de Exteriores y con la que constata la dirección pragmática que seguirá su diplomacia. Suu Kyi, que en setiembre irá a EEUU, ya dio pistas de ello cuando en junio del pasado año viajó a la segunda economía mundial, el único apoyo de la Junta Militar birmana, como líder de la LND. Myanmar ve a China, su mayor socio comercial, como su principal fuente de preocupación en política exterior, mientras que a Pekín le inquieta el acercamiento birmano a EEUU.

Diarios oficiales chinos publicaron durante los días previos a la visita artículos optimistas que subrayaban el buen momento de las relaciones bilaterales y la «esperanza» de hallar una solución al proyecto de la presa de Myitsone, suspendido por el anterior Gobierno birmano ante las protestas de ecologistas y habitantes de la zona del río Ayeyarwady donde se va a construir. Suu Kyi, antes contraria al proyecto, y el primer ministro chino, Li Kequiang, acordaron buscar una solución.

Discutieron también sobre el proceso de paz entre el Gobierno birmano y las guerrillas de las minorías étnicas. Myanmar, que en dos semanas celebrará la llamada Conferencia de Panglong, busca el apoyo de China.

El gigante asiático tiene a su vez interés en estabilizar su frontera con el noreste birmano.