2016/12/05

Critican la inacción de Suu Kyi ante el «genocidio» rohingya

El Gobierno de Aung San Suu Kyi tiene que terminar con el «genocidio» de la minoría musulmana rohingya, instó ayer el primer ministro malasio, que criticó a la premio Nobel de la Paz birmana por su inacción.

GARA|kuala lumpur

30.000


Según la ONU, unas 30.000 personas huyeron y decenas murieron en el estado birmano de Rakhine, donde se concentran los rohingyas, desde que el Ejército lanzara una gran operación a principios de octubre en respuesta al ataque de varias comisarías.

El primer ministro de Malasia, Najib Razak, pidió ayer una intervención internacional para acabar con el «genocidio» de los musulmanes rohingya en Myanmar, al tiempo que se unía a los cientos de manifestantes rohingya en Kuala Lumpur, capital de Malasia. Instó al Gobierno birmano de Aung San Suu Kyi a poner fin a esa situación.

«¿Para qué le sirve su premio Nobel a Aung San Suu Kyi?», se preguntó el jefe de Gobierno malasio. «Le decimos a Aung San Suu Kyi que ya basta. Nosotros defenderemos a los musulmanes y al islam», dijo a sus partidarios, antes de clamar «Allah Akbar» (Dios es grande).

En un mitin ante unas 5.000 personas en Kuala Lumpur, Razak denunció la pasividad de la comunidad internacional frente al drama de los rohingyas, después de que miembros de esta minoría, refugiados en Bangladesh, acusaran al Ejército birmano de matanzas, torturas y violaciones colectivas.

«Queremos que la Organización para la Cooperación Islámica actúe», pidió Razak. «¡Hagan algo! Que la ONU haga alguna cosa. La comunidad internacional no puede permanecer pasiva ante un genocidio, exclamó.

A raíz de la situación de violencia en Myanmar, que Razak describió como «limpieza étnica», y las alegaciones de abusos por parte del estado en Rakhine, al norte de Myanmar, la mayoría musulmana de Malasia es cada vez más crítica con el Gobierno birmano.