2017/01/22

Porte sentencia en un duro Willunga Hill para Izagirre

El australiano gana la etapa reina y afianza su liderato, y el guipuzcoano se ahoga lastrado por las heridas.

GARA
0122_kir_ciclismo

El australiano Richie Porte (BMC) despejó todo tipo de dudas en la etapa reina del Tour Down Under, que contaba con dos ascensos al Willunga Hill, al lograr su segunda victoria en la ronda aussie, ampliar su ventaja respecto a sus máximos rivales y sentenciar la carrera a falta de la última etapa en Adelaida.

Porte coronó Willunga Hill con una renta de 20 segundos sobre su compatriota Nathan Haas (Dimension Data) y el colombiano Esteban Chaves (Orica). El ciclista de Launceston, de 31 años, impidió que el bogotano le arrebatara el liderato con una exhibición de fortaleza en la ascensión final al lanzar un ataque certero a dos kilómetros de meta para firmar su cuarta victoria en esta mítica cima.

«Fue la subida más difícil de Willunga Hill que he tenido hasta ahora; no quería salir tan temprano, pero no pensé que atacarían tan pronto. Esta subida no era fácil, así que la victoria me da mucha moral», comentó Porte. «El gran objetivo de la temporada es en julio, con el Tour, pero de momento las cosas me están saliendo bien y mañana (por hoy) podré salir un poco más relajado», añadió.

Si no ha pasado nada extraño en la etapa de Adelaida, un circuito al que se le iban a dar 20 vueltas para un total de 90 kms, Esteban Chaves habrá acabado segundo, arrebatando esa posición a Gorka Izagirre (Movistar), que hasta ayer estaba a 20 segundos de Richie Porte. El corredor guipuzcoano acusó demasiado los golpes sufridos tras su caída en la etapa del jueves.

«He luchado lo que he podido»

El de Movistar coronó el primer ascenso a Willunga Hill entre los mejores, arropado por sus compañeros –entre ellos Víctor de la Parte–, pero ahogado por el fuerte ritmo en la subida y en el descenso contra el viento, terminó por perder comba y descolgarse definitivamente.

«El dolor por las lesiones al final lo he acabado pagando. Ayer (por el viernes) pasé la jornada más o menos bien, pero tampoco era un día demasiado exigente, y hoy (por ayer), después de la primera subida, ya tenía claro que no iba a ser fácil conservar el podio. He luchado lo que he podido, pero cuando empezaron a subir el ritmo y con los primeros ataques ya era imposible. Es una pena perder el podio, pero así son las carreras», señaló Gorka Izagirre tras la etapa.