Joseba VIVANCO
Athletic

El «expreso del Urola»

Balenziaga firmó otra solvente actuación y levantó un unánime «ooooohhhh» en la grada tras sacarse de la chistera una «ruleta».

gara-2017-01-30-Noticia

Mikel Balenziaga siempre confió en sí mismo. El fichaje del alavesista Alberto Morgado le cerró las puertas del primer equipo realista y le llevó desde el filial al Athletic para cubrir una posición huérfana desde la marcha de Asier del Horno; luego Koikili le tomó la delantera, fue cedido al Numancia, regresó a Bilbo y fue después descartado por Marcelo Bielsa para recalar tres años en el Valladolid, hasta regresar en 2013 con Ernesto Valverde. Y con el de Viandar de la Vera se ha convertido en dueño e inagotable señor del carril izquierdo, tanto que al entrenador no le duele en prendas glosar su figura. «Una joya con toda su corona», decía de él en febrero pasado; «nos da muchísimo en defensa y mucho en ataque», reconocía allá en setiembre después de que el de Zumarraga se estrenara como goleador 270 partidos después.

La primera parte del domingo ante un bien plantado Sporting fue de esas que desaniman hasta al forofo más pintado. En mitad del páramo futbolístico que fue el Athletic, emergió la figura inconformista de Balenziaga, de manera especial tras el tanto visitante que apenas influyó en el desatino de los rojiblancos. Salvo en Mikel. Espoleado, se lió la manta a la cabeza y tres minutos después del 0-1 firmó un desbocado carrerón por banda, del que sacó un córner y una ovación generalizada de la grada. Había vida más allá del cementerio. Un minuto más tarde Balenziaga recupera un balón en la medular y de la chistera se saca una ‘ruleta’ cuyo «ooooohhhh» en el estadio resonó al unísono y nada tuvo que envidiar a los que se exclaman en los fuegos de Aste Nagusia.

Dos arranques de rebeldía a los que siguieron un par de llegadas más por banda, con sendos centros al área, uno que acabó con un remate cruzado de Lekue, y una galopada que se pegó casi sobre la bocina, acompañando una contra de Muniain pero que el navarro finalizó con un paso demasiado largo hasta para Mikel. En la segunda mitad, Williams fue la chispa que prendió la mecha de Muniain, a la que se sumó por banda Balenziaga, participativo, siempre acompañando en ataque a Muniain o un escorado Raúl García, que incluso al minuto de juego templó con suavidad una pelota al área que el navarro asistió de cabeza para que San José rematara a las manoplas del ‘Pichu’ Cuéllar. Como no dudó el de Zumarraga en atreverse a llegar hasta la línea de fondo, sacar como botín algún córner de esos que el Athletic luego malgasta, y terminar firmando una notable actuación a la que sumó nada menos que 11 recuperaciones de balón, el que más de su equipo.

Es el ‘expreso del Urola’, en un momento álgido de su carrera rojiblanca, pleno de pulmón, firme atrás, cada vez más atrevido en ataque –misteriosa su manía de recortar para centrar con la diestra–, desbordante de confianza, el ‘espíritu’ de Balenziaga sigue tirando de un Athletic que progresa adecuadamente.

«Mejor en la segunda vuelta»

El guipuzcoano fue el protagonista entrevistado del programa ‘‘Harrobia’’ de anoche en Hamaika Telebista, que presenta Beñat Zarrabeitia. Confesó ser consciente de haber cerrado el debate en torno al lateral zurdo, y aunque fuera cuestionado en sus primeros años o más allá del runrún de la posible llegada de Monreal, se ha hecho con un hueco en el corazón de los aficionados. «Todo un portento físico, derroche de trabajo e intensidad defensiva vienen acompañados este curso de una mayor incorporación al ataque y su golazo ante el Sevilla», le describe el propio Zarrabeitia.

De talante tranquilo, solo desconecta del todo durante las semanas vacacionales y en las visitas a su Zumarraga natal, el guipuzcoano se mostró confiado en alcanzar los objetivos ligueros así como en la meta europea. El mensaje que lanza desde el vestuario es claro, hay muchos equipos en la pelea pero el Athletic «siempre lo hace mejor en la segunda vuelta». Comparado con el inicio de curso, los leones ya tienen tres puntos más que en agosto.

Hoy, Balentxi es la regularidad personificada. Su aita era agente de seguros; él, un seguro en la defensa. Sube y baja. Aplaude cada esfuerzo, salga bien o mal. El sábado le volverá a tocar bailar con la más fea, osea, Messi. Pero el del Urola, club del que salió, llega como un expreso.

 

Remiro regresa, Aketxe a Cádiz y Sola a Soria

Alex Remiro se ejercitó ayer en Lezama junto a sus compañeros, tras su regreso del Levante la noche del domingo. Una sesión en la que se vio corretear a Sabin Merino, tras su reciente operación de pubis, y al que se echó en falta fue al recuperado Ager Aketxe, que lo ha hecho a tiempo para salir rumbo al Cádiz, donde estará cedido hasta final de campaña. El gaditano era el club que más sonaba y su salida cantada se confirmó por la mañana. «Tenía claro dónde quería ir», aseguró el de Romo. Por su parte, Kike Sola sale cedido del Getafe al Numancia, su cuarto equipo en el último año natural.J.V.