2017/03/21

Azurmendi atribuye a Azanza el mérito de su gran comienzo

Su director en la Fundación le entrena desde juveniles y le responsabiliza de la exhibición de Laukiz. Lidera el Lehendakari y el domingo ganó el título navarro.

Joseba ITURRIA
0321_kir_ciclismo

Ibai Azurmendi (Leitza, 1996) ha acabado entre los cuatro primeros las cuatro últimas carreras y su regularidad le permitió defender el liderato del Lehendakari el sábado en la exhibición de la Fundación Euskadi en Laukiz y proclamarse campeón navarro el domingo en Oteiza.

El leitzarra atribuye a su director y entrenador Jorge Azanza el buen comienzo individual y colectivo: «En Laukiz corríamos en casa de la Fundación, Jorge nos motivó mucho antes de la carrera con los valores que nos ha inculcado y eso nos permitió hacer los cuatro primeros. Es la primera vez que he vivido algo así y lo bueno que tenemos es que Jorge ha hecho un trabajo impecable con cada uno, cuidándonos con los entrenamientos, y gracias a ello el equipo tiene un grandísimo nivel medio que facilita las cosas».

Compagina bien el ciclismo con sus estudios de Tercero de Magisterio. Vive su tercer año en la Fundación, pero Azanza le entrena desde que era juvenil en el Burunda: «Sin su apoyo no seria ni la mitad de lo que soy como ciclista y persona, porque me ha trasmitido muchísimos valores. Con él empezaron a venir los resultados. Cada año me veo un peldaño más arriba, el pasado acabé muchas carreras entre los 10-15 y éste estoy entre los cinco primeros luchando por cualquier victoria».

Los puestos más meritorios

Destacan los cuartos puestos de los domingos en las citas más duras de Lizarra y Oteiza tras disputar las carreras del día anterior y reservar Lizarte su mejor equipo para ganarlas con sus dos mejores corredores sub’23.

Azurmendi destaca que «lo que vale es ser regular, demuestra que estás bien y que recuperas bien. Es más importante estar siempre ahí que ganar un día y al siguiente desaparecer. La carrera del domingo fue especial por ser el campeonato navarro. La fuga se hizo de salida, Samitier y yo nos fuimos en Lezaun y la pillamos a falta de 30 kilómetros. Como Lizarte era mayoría nos exprimieron con ataques. Tenía dos navarros, Urko Berrade y Carlos Ruiz, y me atacaban los dos y tenía que salir. Conseguí aguantarlos, ganar el campeonato navarro y que al sprint te gane un Samitier te da confianza para al futuro».

Además de a Azanza, está agradecido a la Fundación y a los compañeros: «Al podio subo yo como líder del Lehendakari, pero es gracias al trabajo de todo el equipo». Lo dice alguien que en los dos primeros años le tocó hacer ese trabajo y que no ve un problema en que un punto le separe de Mikel Alonso.

«Es correr con una ventaja. Tenemos dos bazas para jugar cada carrera y poner en jaque a los rivales. Nos conocemos desde pequeños y no habrá mal ambiente en el equipo. Todo lo contrario. La primera cosa a la que se da importancia aquí es que haya un buen ambiente y para ello la Fundación hace el esfuerzo de ir a Benidorm de concentración. Son detalles que hacen la unión y la unión hace la fuerza y así se pueden lograr cosas como la del sábado en Laukiz».

Este domingo tendrá ventaja con Mikel Alonso en la Subida a Gorla, el mejor sitio para estrenar su palmarés amateur: «Una victoria ahí vale como cuatro. Es una carrera especial porque tiene mucha repercusión y saldremos con toda la intención de ganar», destaca un corredor que se define como «regular. Mi poco peso me facilita pasar la montaña y en llegadas de grupos pequeños siempre tengo confianza en mi punta de velocidad».

«Mikel Nieve es mi referente»

Ibai Azurmendi destaca que el profesional de Leitza Mikel Nieve «es mi referente. Veo cómo trabaja y admiro lo que hace cada día. Estoy descubriendo con él el trabajo que supone llegar a profesionales. Es muy regular, no falla casi nunca y eso es por el gran trabajo que hace en casa. Por eso es un referente para mí. Él está mucho tiempo fuera, pero el viernes por ejemplo nos entrenamos un rato juntos y siempre intenta aconsejarme. Cada cosa que me dice, me ayuda mucho y lo intento aplicar. Agradezco su esfuerzo para que yo mejore y pueda lograr otros objetivos».

También es un espejo para él por sus características. Apunta que «la motivación que tengo es trabajar para pasar a profesionales. Si lograra dar ese salto tan grande y, viendo mis características de peso y mi 1,64, sé que rodador no puedo ser en profesionales, sino escalador y me veo para vueltas por etapas. En amateur recupero muy bien, es lo mejor que tengo, y eso me motiva de cara al futuro».J.I.