2017/06/19

Conmoción por el incendio que deja decenas de muertos en Portugal

El devastador incendio que ha provocado decenas de muertos en Portugal dejó un escenario de familias atrapadas por las llamas en sus coches, árboles calcinados, carreteras cortadas y aldeas evacuadas. El fuego continuaba ayer y se avivó en varios frentes debido a las altas temperaturas y al fuerte viento, que hizo que las llamas se propagaran rápidamente y sorprendieran a decenas de personas en la carretera.

GARA|pedrogao grande
0619_mun_portugal

El incendio más mortífero en la historia de Portugal ha conmocionado al país, dejando al menos 61 víctimas mortales y medio centenar de heridos. El fuego, que comenzó a las 15.00 del sábado, continuaba ayer en cuatro frentes, dos de ellos con una gran intensidad en medio de un intenso viento y elevadas temperaturas. El Gobierno decretó tres días de luto nacional.

«El incendio alcanza una dimensión de tragedia humana nunca conocida hasta ahora», declaró el primer ministro, Antonio Costa, que acudió a la región de Leira, lugar del suceso.

La devastación era total en las colinas situadas entre las aldeas de Pedrogao Grande, Figueiro do Vinhos y Castanheira de Pera, cubiertas de eucaliptos y pinos unas horas antes.

«Las previsiones meteorológicas para esta tarde son idénticas a las de ayer», explicó el primer ministro luso, que señaló que puede incrementarse el número de víctimas. De hecho, el fuego se reavivó en algunos frentes.

A cada lado de la carretera IC8, a lo largo de más de veinte kilómetros, una espesa capa de humo blanco permanecía suspendida bajo árboles carbonizados. Al menos una veintena de personas murieron atrapadas en sus coches cuando circulaban por ella. «Es difícil decir si huían de las llamas o si fueron sorprendidos por el fuego», señaló el secretario de Interior, Jorge Gomes. Luis Prior pudo contarlo. Trató de huir con su cuñado ante el avance repentino de las llamas atizadas por fuertes vientos. «Toda esta zona fue engullida por el fuego en unos diez minutos. Intentamos pasar por un lado, luego por el otro, pero las llamas estaban por todas partes. Finalmente deje mi coche, subí al de mi cuñado y decidimos intentarlo. Nos lanzamos hacia las llamas». Recorrieron «uno o dos kilómetros entre el fuego» y lograron llegar al otro lado a salvo. «Todo ha ardido muy deprisa a causa de la violencia del viento. ya ha habido incendios en la región, pero nunca muertos», afirmaba Isabel Ferreira, una vecina. La Policía judicial determinó que una tormenta seca estuvo en el origen del incendio. Portugal vive una fuerte canícula, con temperaturas que pasan de los 40 grados en varias regiones. Más de 160 incendios forestales causaron ayer estragos en un país que el año pasado ya vio quemadas 100.000 hectáreas en su territorio continental. Además, en Madeira, el fuego calcinó 5.400 hectáreas y causó tres muertos.

El material del revestimiento de la torre Grenfell estaba prohibido

El revestimiento de la torre Grenfell de Londres, destruida por un incendio el pasado miércoles, fue realizado con un material supuestamente prohibido en el Reino Unido, admitió el ministro británico de Economía, Philip Hammond. El edificio, ubicado al oeste de Londres y en el que vivían medio millar de familias, se incendió con rapidez porque, al parecer, el inmueble estaba cubierto con un material que contenía polietileno, según medios locales. «Entiendo que el revestimiento en cuestión, este revestimiento inflamable que está prohibido en Europa y Estados Unidos, está prohibido también aquí», dijo el ministro conservador. En ese sentido, Hammond indicó que la investigación sobre la tragedia, en la que al menos 58 personas desaparecidas han sido dadas por muertas, deberá determinar si se violaron las reglamentaciones cuando se colocó el revestimiento o se permiten materiales inadecuados. Los vecinos han criticado al Gobierno por la falta de respuestas concretas a los residentes que se han quedado sin hogar, en su mayoría personas con pocos recursos, y que son atendidos en el barrio por cientos de voluntarios gracias a las donaciones recibidas de la población. El alcalde de Londres, Sadiq Khan, afirmó que el incendio pudo haberse evitado y que «esta tragedia es consecuencia de errores y negligencias por parte de autoridades políticas, del ayuntamiento (del barrio) y del Gobierno». GARA