2017/06/19

Sean Connery encarnó hace 40 años a Robin Hood en tierras navarras

Robin Hood fue un héroe inglés medieval, un gran arquero que defendía a los pobres y oprimidos y que fue tratado como forajido por luchar contra el sheriff de Nottingham. Su historia se ha adaptado al cine en más de 40 películas, y una de las más famosas se filmó y estrenó hace 40 años en tierras navarras. Se trata de «Robin y Marian», cuyo rodaje ha quedado recogido en un libro del periodista, historiador y divulgador cinematográfico iruindarra Ramón Herrera.

Iñaki VIGOR|IRUÑEA
0619_kul_robin

A finales de los años 60 y comienzos de los 70 del pasado siglo Nafarroa tenía un gran tirón comercial como plató cinematográfico. En sus escenarios naturales se habían rodado películas como ‘‘Campanadas a medianoche’’, ‘‘Cronwell’’ y ‘‘Patton’’. El director Richard Lester ya conocía algunos de esos escenarios, porque había rodado en Urbasa la escena de la caza de un ciervo para la película ‘‘Los tres mosqueteros’’ (1973), con Michael York entre otros actores.

Lester volvió a Nafarroa para rodar la historia de Robin Hood, el héroe que regresa a Inglaterra tras veinte años de cruzada por Tierra Santa y se encuentra a su antiguo amor, Lady Marian, ingresada en un convento.

Uno de los momentos más importantes de los preparativos de la película tuvo lugar el 18 de junio de 1975. Aquel día, más de medio millar de personas, la mayoría vecinos de Artaxoa y de sus alrededores, se concentraron en la plaza de esta localidad con la esperanza de ser contratados como extras para ‘‘Robin y Marian’’. Todos soñaban con aparecer en pantalla junto al protagonista principal, Sean Connery, que era el famoso agente 007 del momento.

Los vecinos también sabían que Audrey Hepburn, otra ilustre actriz de la época que se había retirado temporalmente del cine, volvería a Artaxoa para interpretar a Marian. Además de eso, también tenían el aliciente económico: cada figurante cobraría entre 700 y 1.000 pesetas de la época por cada día de trabajo. Un auténtico dineral.

Entre ese medio millar de aspirantes fueron elegidos unos 75 hombres, 45 mujeres y varios niños. Columbia, la productora de la película, se gastó unos 10 millones de pesetas de entonces para acondicionar Artaxoa y convertirla en Nottingham.

El rodaje se inició en este pueblo navarro en julio de 1975, y la productora tuvo la deferencia de ofrecer allí el estreno del film, en un pase especial que se hizo en setiembre de 1977. El estreno comercial tuvo lugar en Iruñea en marzo del 78.

También se rodaron escenas de la película en Urbasa (allí se recreó el bosque de Sherwood), en Orgi (Ultzama) y en las canteras de Eugi-Quinto Real. Todo ello se recoge con detalle en la obra de Ramón Herrera, que incluye textos en castellano, euskara, francés e inglés, junto con numerosas fotografías.

 

Toneladas de estiércol en el Palacio de los Reyes

Uno de los lugares que sirvió de plató para rodar «Robin y Marian» fue el Palacio de Capitanía, antiguo Palacio de los Reyes de Navarra ubicado en Alde Zaharra de Iruñea. En 1975, todavía en época de la dictadura franquista, este recinto militar estaba semiabandonado y en estado ruinoso. José López Rodero, ayudante de dirección y de producción de la película, escogió la parte trasera de este recinto para filmar la famosa secuencia de la muerte de Ricardo Corazón de León tras haber sido herido de un flechazo. Un oficial del Ejército español le acompañó a ver el lugar y comprobó que había «toneladas de basura salpicada por miles y miles de blancos champiñones».

Tras obtener el permiso para convertir aquel lugar en plató, sacaron «cientos de camiones de estiércol –según relata López Rodero en sus memorias– y apareció un soberbio salón de armas». Esta es una de las jugosas anécdotas que Ramón Herrera recoge en el libro. I. V.

FOTOS INÉDITAS


El periodista iruindarra Ramón Herrera ha recogido en un libro de 100 páginas la gestación de la película «Robin y Marian» en Nafarroa, protagonizada por Sean Connery y Audrey Hepburn. Incluye anécdotas del rodaje y fotografías inéditas.