2017/07/15

Un tsunami de apoyo a Altsasu desde sanfermines hasta la AN

Miles de personas se volvieron a citar ayer en Iruñea, esta vez en solidaridad con los jóvenes de Altsasu imputados por una trifulca con dos guardias civiles y sus parejas, y en especial con Adur, Jokin y Oihan, que llevan ya ocho meses en la cárcel y dispersados. «Han atacado a todo un pueblo, y todo un pueblo estará con ellos», reivindicaron ayer.

B.Z.|IRUÑEA
0715_eg_altsasuona

No todo es fiesta en los sanfermines que ayer se despidieron hasta dentro de un año. Se viene demostrando desde hace 39 años con Germán Rodríguez, se vio el jueves con la masiva manifestación contra la violencia sexista y se volvió a comprobar ayer, cuando miles de personas llenaron la plaza del Castillo de Iruñea para exigir el fin del montaje jurídico-policial contra los jóvenes de Altsasu, así como la libertad de Oihan, Jokin y Adur, que llevan ocho meses en prisión y dispersados.

Con las peñas de nuevo con protagonismo destacado, miles de ciudadanos llenaron la céntrica plaza al grito de «Altsasukoak aske!» y «Alde hemendik, utzi pakean!». Desde la asamblea de Altsasu leyeron un primer comunicado en el que consideraron que, «aunque no es la primera vez que ocurre» algo como lo de los jóvenes imputados por una trifulca de bar, «esta vez se han rebasado todas las líneas rojas». «Cada vez somos más los que denunciamos el escándalo, y cada vez son mayores las muestras de solidaridad que nos llegan», añadieron.

«Las condenas que piden son largas –un total de 375 años–, pero el amor hacia nuestra gente es infinita; no vamos a parar hasta que Jokin, Adur y Oihan estén con nosotros», leyeron desde el escenario de la Plaza del Castillo, añadiendo que «tanto los imputados e imputadas como la Audiencia Nacional deben saber que no estarán solos». «Han atacado a todo un pueblo y será todo un pueblo el que baje a Madrid», concluyeron en referencia al juicio, próxima estación de la «pesadilla».

Una ola para el juicio

También se refirieron al juicio –para el que todavía no hay fecha– los padres de los tres encarcelados, cuya intervención fue numerosas veces interrumpida por los aplausos de la gente que llenó la plaza pamplonesa. Agradecieron toda la solidaridad que están recibiendo y llamaron a construir «un tsunami que llegue hasta la Audiencia Nacional española» y consiga parar el despropósito que, supone que uno de los jóvenes afronte una petición fiscal de hasta 62 años, otros seis se enfrentan a peticiones de 50 años, y otro a una de 12 años y medio.

Los familiares también aseguraron sentirse «orgullosos de Altsasu», pese a toda la campaña de intoxicación desatada a raíz de la trifulca de hace nueve meses. Asimismo, dieron las gracias a todos aquellos que estos días, pese a la persecución policial, han disfrutado de las fiestas sanfermineras llevando a cada esquina de Iruñea la camiseta de «Altsasukoak aske!». No en vano, durante las fiestas varios jóvenes han denunciado haber sido identificados por la Policía española a cuenta de la camiseta.

«Estamos orgullosos de tener esta sociedad que no está dormida, que no está muerta; contamos con todas vosotras, porque el futuro nos deparará nuevas movilizaciones», concluyeron los familiares.

MÁS SOLIDARIDAD


Desde la asamblea de apoyo recordaron que no es la primera vez que ocurre algo como lo de Altsasu, «pero esta vez han rebasado todas las líneas rojas, y cada vez son mayores las muestras de solidaridad que nos llegan».