2017/07/18

Carromatos circenses en pleno Oeste americano con JO&SK

JO&SK es un grupo de Iruñea con un segundo álbum, «Flea zircus», orientado hacia el country movidito y donde no falta alguna espléndida balada. Con sobrias letras donde los sentimientos y reflexiones son más serías que un dinámico baile campero, «Flea zircus» reúne catorce brillantes composiciones donde las armonías vocales enriquecen la cuidada instrumentación. El quinteto presentará álbum en el cercano Hatortxu Rock de Lakuntza (del 27 al 30 de julio).

Pablo CABEZA|BILBO
0718_kul_jsk1

Jo & Swiss Knife(JO&SK) es un animado grupo de country rock y folk que no le tiene miedo a combinar sonidos camperos con armónicas voces y alguna delicada balada. En 2015 debuta con “Music from small pink”, un noble trabajo que apunta que las raíces del country han calado profundamente en el grupo, que la historia no es un capricho ambiental. Dos años más tarde llega “Flea zircus”, un disco que prolonga los bailes de salón, de campa con faroles y lo hace aún con mayor soltura, solidez e imaginación. JO&SK crea hermosas melodías bien aceleradas, a ritmo medio o de luz de luna. Con mandolina, guitarras, banjo, violín, armónica, contrabajo, percusiones, lap steel... y voces el quinteto suena acústico y sutil. Polvo bajo los pies, pero también muy buen gusto en las armonizaciones generales y en los ritmos medios, donde enganchan con profunda ancla canciones al estilo de “Lost time is never found”, “Outside the law”, “I will never let down”, “Sweet lullabies” o “Mountain tale”. No obstante, todo indica que para la actuación de Hatortxu se inclinen más hacia el repertorio más festivo y bailable, al estilo de “Don’t wanna go home”, “Sit and enjoy” o “Your father he don’t like me”.

“Jo” es Jose Monreal; “Swiss Knife”, Aritz Sardina; “Al”, Alberto Isaba; “Quiff”, Migeltxo Otaegi, “Long J”, Javi Aramendia. Más “Billy The Kid”, Iñigo Vidaurte y “Mr. Pizzi”, Imanol Pizzi. Excelentes músicos necesarios para finalizar tan espléndidamente un disco como “Flea Zircus”, done las pulgas gigantes son las dueñas del lugar predilecto de los vaqueros: el “saloon”.

«Todo partió de una pedrada mía después de descubrir a The Band y haber viajado por los States haciendo acopio de discos que para mí se convirtieron en imprescindibles. A la vuelta comencé a dar forma a varios temas que quería grabar desde hace tiempo», explica Jo y replica Swiss Knife: «A través de un amigo en común nos conocimos los dos y comenzamos a colaborar con voces en algunas canciones y dando forma a nuevas. Con la ayuda de Al (contrabajo) parimos “Music From Small Pink”. Y de ahí nos volvimos locos y nos metimos en esta rueda imparable. Siempre nos han gustado las armonías vocales y la música hecha de verdad, sin trampas de producción, en vivo y con toda su naturalidad. Eso nos une».

Sin embargo, y a pesar de la coherencia de los dos discos, la pareja cuenta con un previo bien diferente, esas bandas que hacen poso para, tempo después partir desde ellas en busca de nuevos caminos, en este caso de carretas y viejo Oeste. Jo: «Hay bandas que te llegan y te tocan en un momento dado y por más que le das vueltas no sabes por qué. A mí me dieron temporadas muy fuertes con grupos como Nirvana, Pearl Jam... Más adelante con otros como Dream Theater o Berri Txarrak, por ejemplo. Como grupo compartimos ciertos gustos y grupos, sobre todo cuando nos toca carretera, aunque tampoco nos paramos a analizarlos en exceso». Sk: «Hay bandas que nos han marcado a cada uno antes de conocernos. Desde Neil Young, Metallica, Tom Petty, The Beatles, pasando por NOFX... Ahora coincidimos en algunas y en otras no, pero sacamos los puntos que tenemos en común... The Byrds, Buffalo Springfield, The Band, The Black Crowes... También hay bandas de hace no tanto, e incluso contemporáneas, que nos hacen sentir aquella sensación adolescente que te hacía disfrutar de la música en todo su sentido. Dentro de nuestro rollo podríamos citar a los Avett Brothers, Old Crow Medicine Show, Chris Thile...».

Country, folk y sandwich mistos variados y repletos de matices. Todos aliados en un disco claro, pero de contenido abierto. Sk: «Realmente creemos que su sentido rústico y rural es lo que une todos esos estilos que rodean el folk, el country, el bluegrass el old-time, etc… ya que así nació: desde las zonas más bajas de las sociedades emigrantes que buscaban en el nuevo continente una esperanza y al final se juntaban y curraban en minas y trabajos durísimos. De esa mezcla de culturas nació esta música que hablaba de su duro estilo de vida, esperanzas, desesperanzas, amores y luchas…». Jo: «Y desde los géneros con los que cohabita y se mezcla (blues, jazz, rock…) comienzan a surgir nuevas formas. Es lo que ahora llaman la americana music que, evidentemente, es un género vivo y abierto tanto a sonidos eléctricos como a acústicos».

La casa de la colina

Pasan dos años del debut, es un grupo con experiencia, así que la casa de Al en Galipentzu, en lo alto de la colina y con el río Aragón bordeando, comienza a ser la alternativa. Un pequeño pueblo de no más de 100 habitantes. SK: «Queríamos encerrarnos en algún sitio sin presiones con tranquilidad y sin plazos de tiempo. La casa de Al era perfecta, allí colgada, en la parte alta, sí, en la ladera con unas vistas increíbles y una paz y tranquilidad que inspiraba a cualquiera. ¡Además tiene unos techos altos de madera que suenan de lujo!».

La banda se lleva a casa de Al. Un ordenador potente, paneles absorbentes que luego no serán necesarios, instrumentos... «Yo estudié sonido hace unos cuantos años –describe Jo–. Me encanta la producción. Tengo bastantes cacharros que he ido acumulando con los años. Además de amigos en el gremio que nos dejaron micros, previos, cableado... Cuando nos plantamos allí empezamos a hacer pruebas sobre cómo colocarnos, y cómo hacer para que unos instrumentos no se colaran por los micros de otros, pero la habitación aquella sonaba tan natural que optamos por retirar todo y tocar en el mismo espacio viéndonos las caras y ensayar todo bien para grabar lo más posible en una sola toma. ¡Y es que eso se nota al final! Se nos oye movernos, respirar... ¡Mucho más natural!».

Hay canciones con armonías en línea con CSN&Y. Sirva como ejemplo la admirable “Outside the law”, la preciosista “I will never…” o la no menos estremecedora “The thief and the cop”, muy folk-country. «En las armonías vamos variando, no cantamos siempre en los mismos papeles, nos gusta que todos sirvamos para todo», apunta Jo.

Además, Jo y Sk mantienen una relación directa con las artes escénicas, en este caso el circo: «Llevamos trabajando un año con la compañía La Trócola Circ en el espectáculo “Emportats”, circo contemporáneo; es decir, sin animales etc. Un día hablando sobre el enfoque del disco, la estética… vimos que los freak shows, los circos ambulantes, los circos de pulgas y todo el mundo del western eran coetáneos. Así que era una buena manera de hacer un compendio de todo lo que estamos viviendo», sugiere Sk.

ILUSTRACIONES

«Diego Blanco es un grandísimo ilustrador que captó perfectamente la esencia de lo que buscábamos. El tío gastó un buen montón de lapiceros haciendo esa obra de arte». Tres cuerpos para el cedé con unos magníficos dibujos para un acabado impecable.

 

RAÍCES

Jo: «El rock era un punto en común para todos. En concreto el rock setentero. Y eso nos hizo ahondar en ciertos estilos e ir al revés del mundo: tirando cada vez más hacia atrás, buscando las raíces de un estilo. de nuestro estilo».

PASADO

Sk tocó el bajo en Kerobia y la batería con el Huésped y The Rock Age. Al pasó por Anticontinente. Long J, por Mortadelia. Quiff proviene de la clásica. Jo tocó en Noren Zian y Niri Bost.. y hasta en una banda de Nueva Zelanda, Taos.