2017/12/08

Clément ZAMPA - Yacine LE FORESTIER
AGENCE FRANCE-PRESSE
Reformas de la eurozona: ¿quién quiere qué?

La Comisión Europea presentó el miércoles sus propuestas para reformar la zona del euro, aportando su contribución al debate desarrollado en los últimos meses por los estados que han adoptado la moneda única. En este artículo, los periodistas de AFP se centran en analizar las posiciones adoptadas por Bruselas, París y Berlín.

Si Merkel acabaformando gobierno con el SPD, es posible que la posición alemana se suavice, ya que los socialdemócratasestán más próximos a las tesis de Macron.

La zona del euro está conformada por diecinueve estados de la UE: Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, el Estado español, Estonia, Finlandia, el Estado francés, Grecia, la República de Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, los Países Bajos y Portugal. AFP desgrana las posiciones adoptadas por los gobiernos alemán y francés, principales impulsores del debate, en los puntos más destacados de la propuesta planteada por la Comisión Europea.

Fondo Monetario Europeo

Bruselas

La Comisión Europea propone transformar el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), encargado de ayudar a los países de la eurozona en dificultades, en el Fondo Monetario Europeo (FME), que sustituiría al Fondo Monetario Internacional (FMI) en los planes de rescate. Este órgano no sería intergubernamental, sino comunitario. También asumiría el papel de «prestamista de último recurso» para los bancos en crisis.

París

Emmanuel Macron comentó recientemente que «el FMI no tiene un lugar reservado en los asuntos europeos», por lo que es favorable a la transformación del MEDE. Pero aclara que el futuro FME no debe confundirse, «en ningún caso», con un presupuesto al que recurrir, sino que tiene que ser «un mecanismo de acompañamiento en las crisis».

Berlín

El Gobierno de Angela Merkel es partidario de reforzar el MEDE, pero quiere que la nueva institución siga siendo intergubernamental (es decir, que dependa de los Estados miembros, no de la Comisión). Los conservadores alemanes prefieren que sea posible ejercer un vigilancia más estricta de las políticas presupuestarias de los países. Pero esa competencia está en manos de la Comisión, que no tiene intención de cederla. En el seno de esta institución tendría sentido un presupuesto de la eurozona.

Presupuesto

Bruselas

«No tenemos necesidad de contar con un presupuesto del euro específico, pero sí de una línea presupuestaria consecuente con el marco que establece el presupuesto de la UE», opina el presidente la Comisión, Jean-Claude Juncker. Esa «línea presupuestaria» tendría varias funciones: estabilizar la eurozona en caso de shock económico, acompañar la preadhesión de futuros miembros y sostener las reformas estructurales en marcha.

París

Más ambicioso y más preciso, Macron plantea «un presupuesto común» dotado con una cantidad equivalente a «varios puntos del PIB de la zona del euro». Serviría principalmente para realizar inversiones y hacer frente a los shocks económicos. Se nutriría de un impuesto, «por ejemplo, el Impuesto de Sociedades una vez que se haya logrado su armonización».

Berlín

El partido de Merkel no ha cerrado completamente la puerta a un presupuesto pero espera a los detalles sobre cómo será financiado y para qué servirá. La canciller ha fijado una línea roja: no aceptará la mutualización de la deuda (Macron es favorable a hacerlo en proyectos futuros). La posición alemana podría suavizarse si Merkel termina por formar gobierno con los socialdemócratas, partidarios del presupuesto común.

Ministerio

Bruselas

Bruselas quiere crear un «ministro europeo de Economía y Finanzas», que al mismo tiempo sería vicepresidente de la Comisión y presidente del Eurogrupo. Estaría encargado de coordinar el conjunto de instrumentos financieros de la UE si un Estado miembro entra en recesión o es golpeado por una crisis que amenace su economía. Rendiría cuentas ante la Eurocámara.

París

El presidente francés también reclama un ministro o ministra de Finanzas que sea el «auténtico responsable ejecutivo» de la eurozona, sin más precisiones. Tendría la responsabilidad del presupuesto específico de la eurozona y estaría sometido al control parlamentario.

Berlín

«Podemos hablar sobre un ministro europeo de Finanzas», comentó la canciller en julio. No obstante, Merkel y su partido no tienen la misma concepción del cargo que la Comisión o Francia. Para ella, este ministro debería tener por misión principal la de aplicar más eficazmente las reglas de control de los déficits y de la deuda. Y no quiere que dependa de la Comisión, a la que considera demasiado laxa.

Parlamento de la eurozona

Bruselas

Jean-Claude Juncker no tiene «simpatía por la idea de un Parlamento específico de la zona euro». Considera que «el Parlamento de la eurozona es el Parlamento Europeo».

París

Macron evocó inicialmente la idea de una Cámara específica «que reúna a los parlamentarios europeos de los Estados de la eurozona». Pero parece contradecirse al defender también que la Eurocámara controle el presupuesto de la eurozona y la labor del ministro.

Berlín

El acuerdo es posible en este punto. El exministro de Finanzas Wolfgang Schäuble se ha mostrado en el pasado a favor del «Parlamento de la eurozona, que podría tener un poder consultivo». Es decir, que sus prerrogativas serían interpretadas según el espíritu de Berlín, y es sabido que el régimen parlamentario alemán otorga al Bundestag la última palabra en los grandes asuntos.