2018/01/13

La guinda imposible

Los azulgranas quieren culminar su gran momento imponiéndose a un rival ante el que siempre han sucumbido en Primera División.

Amaia U. LASAGABASTER
0113_kir_eibar

El cierre de la primera vuelta genera máxima expectación en Ipurua. A la trayectoria del Eibar que, tras haber sumado 19 puntos en los siete últimos partidos, puede igualar su mejor puntuación en el ecuador de la temporada, se le une el rival. Con cartel pero, sobre todo, con el atractivo de la fruta prohibida.

Desde que llegó a Primera, y después de que el año pasado sumase su primer punto en el Santiago Bernabéu, al Eibar sólo se le han resistido dos equipos, Barcelona y Atlético. Y frente a los culés, al menos, ha habido algo a lo que aferrarse en muchas ocasiones; buen juego, el primer gol, incluso los favores arbitrales al equipo catalán. Contra el Atlético nada de nada. Seis enfrentamientos, seis derrotas y cinco –en su primera visita al Vicente Calderón, en la segunda jornada de la 14/15, realmente complicó la vida a los colchoneros aunque acabó perdiendo por la mínima– días para olvidar. El curso pasado empató con el equipo rojiblanco, pero fue en la vuelta de una eliminatoria copera ya decidida en Madrid. Nada que ver con lo que se espera hoy ante un Atlético que, si bien muy alejado del primer puesto, quiere al menos apuntalar la segunda plaza, mucho más reñida. Un equipo, en definitiva, que no realizará la más mínima concesión.

Claro que también se va a encontrar con un Eibar diferente al de sus seis enfrentamientos anteriores en Ipurua. Nunca habían disfrutado los azulgranas de un momento como el actual, que les ha llevado a olvidar por completo su preocupante arranque liguero para asentarse entre los aspirantes a plaza europea. La guinda, imposible hasta ahora, sería prolongar su racha frente al Atlético.

Reconoce José Luis Mendilibar que, pese a que en Las Palmas no tuvieron «un gran día, aunque llegamos a remontar» y que, «después de ganar tantos partidos, estamos más cerca de perder uno», después de «los últimos resultados parece que sí, que es el mejor momento para enfrentarnos a ellos». Y si no de ganar, siempre complicado ante un rival así, sí al menos de tener «ilusión, de competir, de jugar de tú a tí, sabiendo que son un muy buen equipo, que jugar bien para ellos es competir». Porque si algo tiene el Atlético de Diego Simeone es su gen competitivo, que le lleva a morir por cada jugada y le convierte en un adversario especialmente rocoso. «Siempre es muy difícil jugar contra ellos. Compiten al máximo, no se ponen nerviosos nunca y hasta el último momento estarán con opciones de ganar seguro. Además están también en un gran momento», recuerda el zaldibartarra. Y es que en estos siete últimos partidos en los que tan bien le ha ido al Eibar, el Atlético sólo ha cedido un empate frente al Real Madrid y la inesperada derrota en Cornellà. Es decir, apenas tres puntos menos que el equipo azulgrana, al que Mendilibar exige, hoy más que nunca, máxima atención. «Hay que estar concentrados todo el rato porque ellos rara vez regalan nada y aprovechan todo lo que les regalas tu. Hay que saber que el partido va a ser muy largo y que tenemos que competir durante todo el partido», añadió.

Tampoco lo ven fácil en Madrid. Simeone admite que «nos ha tocado ganar» pero en su opinión «siempre hemos sufrido mucho y los partidos han sido todos muy duros». También lo espera del de esta tarde, un «partido difícil que intentaremos llevar por donde creemos que le podemos hacer daño. Intentaremos manejar mejor las transiciones de defensa a ataque, que creo que en ese campo son determinantes». El argentino no escatimó elogios a su rival y a su entrenador, al que calificó de «muy inteligente, con una gestión de grupo muy buena. Se ve en los resultados de estos últimos años y en la regularidad, que es lo más difícil. Con su entrenador a la cabeza, el Eibar la mantenido jugando un fútbol muy interesante, con mucha claridad de ideas, muy compacto, jugando casi siempre con dos delanteros y llegando con mucha gente por las bandas».

Ni Arbilla ni Diego Costa

El Eibar pierde por amarillas a uno de los puntales del equipo. Anaitz Arbilla no jugará hoy y José Luis Mendilibar le toca elegir entre Ramis y Lombán como acompañante de Paulo en el centro de la defensa. El balear no viajó la semana pasada a Las Palmas pero, ya recuperado, parece partir con más opciones de titularidad que su compañero.

Pese al inmejorable debut de Orellana como azulgrana, no parece que hoy vaya a partir en un once que, con Capa recuperado y salvo el relevo forzoso en la zaga, se prevé idéntico al que jugó de inicio en el Gran Canaria.

Competición también deja bajas importantes en el Atlético, que llega a Ipurua sin Gabi, Savic y el recién llegado Diego Costa, que en tres partidos como colchonero ya ha firmado dos goles y una asistencia. Será Kevin Gameiro quien acompañe a Griezmann, en un once muy diferente al que resolvió la eliminatoria copera ante el Lleida. A.U.L.

RENOVACIÓN


El Eibar ha alcanzado un acuerdo con Pere Milla para prolongar su contrato, que expiraba en 2019, por un año más. El delantero catalán se encuentra cedido en el Numancia.