2018/01/14

Erreportajea
 
LA CORTE INTERAMERICANA FALLA A FAVOR DEL MATRIMONIO HOMOSEXUAL

El fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que insta a los países del continente a reconocer el matrimonio homosexual con plenos derechos marca un antes y un después en Latinoamérica. La ONU calificado de «histórico» este dictamen.

GARA
0114_mun_brasil

El relator independiente de la ONU sobre la protección contra la violencia y la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género, Victor Madrigal- Borloz, calificó de «histórico» el dictamen emitido el pasado día 9 por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) en la que insta a los estados latinoamericanos a garantizar todos los derechos a las parejas del mismo sexo, incluido el matrimonio y la adopción.

En respuesta a una opinión consultiva solicitada por Costa Rica, determina que «todos los derechos patrimoniales que se derivan del vínculo familiar de parejas del mismo sexo deben ser protegidos, sin discriminación alguna con respecto a las parejas heterosexuales». Esto incluye el derecho a la adopción, al acceso a la salud de los cónyuges y a la pensión por viudez, entre otros.

La CorteIDH remarca en su sentencia que algunos estados deberán vencer dificultades institucionales para extender a las parejas homosexuales el derecho al matrimonio, reconociendo que muchas veces la oposición se basa en criterios religiosos. No obstante, destaca que «en sociedades democráticas debe existir coexistencia mutuamente pacífica entre lo secular y lo religioso», sin que una esfera interfiera en la otra.

El fallo es vinculante para los países firmantes de la Convención Americana de Derechos Humanos: Argentina, Barbados, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Surinam y Uruguay. De todos estos solo cuentan con leyes que garantizan el matrimonio igualitario Argentina, Uruguay, Brasil, Colombia y una parte de México.

«Una verdadera hoja de ruta»

A partir de ahora cada Estado puede evaluar mecanismos para implementar el criterio de la CorteIDH, y las personas cuentan con un sustento legal internacional para exigir que los estados cumplan con garantizar los derechos de la comunidad LGBTI.

«La opinión consultiva es una verdadera hoja de ruta para que los estados cumplan sus obligaciones de reconocimiento legal de género de manera rápida, transparente y asequible, sin condiciones abusivas y siendo respetuosos con la elección libre, informada y autónoma de cada persona con respecto a su identidad de género», manifestó Madrigal-Borloz. «Las protecciones descritas por la Corte tendrán un impacto positivo en luchar contra la estigmatización, la inclusión sociocultural y el reconocimiento legal de la identidad de género», recalcó.

La representación de la ONU en Costa Rica felicitó a la Corte por este pronunciamiento y por su responsabilidad en «reconocer los derechos civiles y patrimoniales de las parejas del mismo sexo»

En declaraciones a AFP, Silvia Augsburger, coautora de la ley de matrimonio igualitario aprobada en Argentina en 2010, subrayó que la decisión es determinante «para hacer mayor presión en aquellas legislaciones que no se han modificado y que requieren rápidamente una adecuación para garantizar los derechos de todas y todos, cualquiera sea la orientación sexual.

El exhorto de la CorteIDH da «mucha esperanza y es fundamental para el respeto a los derechos humanos y la construcción de sociedades justas y en condiciones de igualdad», añadió Lol Kin Castañeda, activista y, junto a su pareja, las primeras en casarse en México cuando se aprobó el matrimonio homosexual en la capital, pionera en legislar el tema en América Latina hace ocho años.

En opinión de Rolando Jiménez, director del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual de Chile, este dictamen «es histórico» y «particularmente relevante» para avanzar sobre el tema en ese país, donde desde 2016 se regula la unión civil –no el matrimonio– entre personas del mismo sexo, pero sin derecho a la adopción, por ejemplo. Ecuador está en igual situación.

En Perú, donde los nuevos ministros juran sus cargos arrodillados ante un crucifijo con una mano en la Biblia, no se permite ni el matrimonio ni la adopción a las personas homosexuales, e incluso los proyectos legislativos presentados en los últimos años para permitir una «unión civil» han sido rechazados por el Congreso.

El presidente del Poder Judicial peruano, Duberlí Rodríguez, afirmó que el Estado peruano debe respetar el fallo. «Perú es parte del sistema interamericano, y el organismo que tutela y protege esos derechos se llama Corte Interamericana de Derechos Humanos, y si la Corte ha tomado una decisión, todas las partes están llamadas a respetarla»

El presidente del Movimiento Homosexual de Lima, Christian Olivera, sostuvo que «abre las puertas», al menos, a la regulación de las parejas del mismo sexo en el país. Con una población mayoritariamente católica, son habituales las manifestaciones contra la unión civil homosexual o el aborto.

Bolivia también tiene una importante tarea de cara al fallo. Recientemente, el Tribunal Constitucional declaró inaplicable una parte de la Ley de Identidad de Género que permite a transexuales y transgéneros ser reconocidos con su nueva identidad.