2018/02/10

Con pasado y presente similares, el futuro se escribe desde hoy

Eibar y Leganés, separados por tres puntos, se enfrentan tras golear al Sevilla y en Copa caer ante los andaluces, respectivamente.

Amaia U. LASAGABASTER
0210_kir_eibar

Sólo han compartido dos temporadas en Primera, una experiencia nueva para ambos, pero Eibar y Leganés son viejos conocidos, gracias a su pasado común en Segunda. También, en gran medida, comparten presente, con una situación en la tabla que dista bastante de que invitaban a prever sus presupuestos cuando arrancó la temporada. Ahora les toca dilucidar su futuro, que al menos en una parte pasará por lo que suceda hoy en Butarque.

Una victoria del Leganés arrastraría al Eibar a la zona más concurrida de la tabla –en los apenas tres puntos que separan a ambos hay media docena de equipos–, aunque no marcaría su destino de forma definitiva, precisamente por esa igualdad y quedando todavía tres meses largos de competición. Si la victoria recae del lado visitante, la perspectiva cambiaría algo más y podría resultar más decisiva de cara al futuro: con 35 puntos el Eibar estaría a un paso de asegurar la permanencia, mantendría la séptima plaza, podría incluso alcanzar la sexta –eso ya dependería también del resultado entre Sevilla y Girona– y podría condenar a alguno de sus perseguidores a un fin de curso sin objetivos por los que pelear.

Todo lo que suceda dependerá, en buena medida, de cómo aterricen los dos equipos de ese pasado reciente y, hasta cierto punto, común. El Leganés necesita recuperarse del esfuerzo físico y emocional que ha supuesto la derrota en la semifinal de Copa ante el Sevilla para volver a centrarse en sus necesidades ligueras que, con el descenso muy alejado, pueden no resultar lo suficientemente motivantes. Al Eibar le fue mucho mejor contra el Sevilla pero, precisamente por eso, deberá aparcar la euforia y recordar que, con menos cartel, el equipo madrileño puede ser más peligroso que el hispalense.

Por si acaso, José Luis Mendilibar recuerda que los pepineros «siempre juegan a tope. Es muy complicado jugar contra ellos porque el equipo suele estar bien siempre. No es fácil generarles ocasiones y ellos aprovechan la mínima para hacer daño, así que va a ser duro». Aunque también confía en que el Leganés acuse los esfuerzos acumulados tras «un mes jugado dos partidos a la semana. Si ponemos un ritmo fuerte, es posible que tengamos ventaja». El primer gol será más importante que nunca: «con ventaja saben jugar muy bien» pero «si les marcas primero, les cuesta», recuerda Mendilibar, como ya se vio en el encuentro de la primera vuelta, en el que el Eibar se llevó la victoria por la mínima estando en un momento de forma bastante peor que el actual.

Es precisamente lo que destaca Asier Garitano, para el que el cuadro armero es «uno de los más fuertes de Primera a día de hoy. Está en un estado increíble», subrayó el técnico guipuzcoano, que confía en que sus hombres puedan «volver a la normalidad» cuanto antes.

Mendilibar repite convocatoria

Vuka Jovanovic tendrá que esperar al menos una semana más para debutar como azulgrana. También Pedro León que, como Yoel y los lesionados Paulo, Enrich y Fran Rico, se quedó en Eibar.

José Luis Mendilibar repitió la convocatoria de la semana pasada y habrá que ver si sucede lo mismo con el once. Los únicos cambios, si los hay, podrían llegar de medio campo hacia adelante. En el pivote, Jordán podría recuperar plaza en detrimento de Pape Diop. También Alejo podría regresar, aunque esto parece más complicado porque, con Orellana aparentemente intocable, la entrada del vallisoletano implicaría un nuevo cambio de dibujo, recuperando el de único delantero que alineó el técnico en Bilbo.

Asier Garitano, por su parte, pierde a Zaldua, sancionado, para el choque. Además, tiene la duda de Mantovani –aunque el capitán completó ayer el entrenamiento– y el exazulgrana Cuéllar. A.U.L.