2018/02/13

Erreportajea
 
LA REPRODUCCIÓN ASISTIDA «PARA TODAS» SE INVITA AL DEBATE EN BAIONA

El debate general sobre la ley de bioética ha arrancado en el Estado francés con la vista puesta en la reforma que se anuncia para fin de año. En Baiona, Les Bascos dinamiza la reflexión social en favor de la extensión del acceso a la PMA a todas las mujeres.

Maite UBIRIA
0200_eh_reproduccion

El pasado 18 de enero se abrió oficialmente en el Estado francés el debate general sobre la bioética. Desde este mes, la agenda general de ese proceso de reflexión, cuyo organizador es el Comité Consultivo Nacional de la Ética (CCNE), ha saltado también a internet ( https://etatsgenerauxdelabioethique.fr/ ) y la ciudadanía puede ya informarse y emitir sus opiniones. De manera paralela a ese proceso, tutelado en gran medida por expertos de distintos ámbitos y legisladores, a partir de la segunda quincena de febrero arrancarán también los debates públicos presenciales.

Hasta la fecha, unas 60 reuniones públicas se han organizado a lo largo y ancho del Hexágono, entre ellas, la impulsada por la asociación LGTB Les Bascos, el próximo día 17, por la mañana, en la Casa de las Asociaciones de Baiona. Aunque en el debate general sobre la bioética se incluyen materias diversas, desde la donación de órganos a la cuestión del final de la vida, Les Bascos ha centrado su iniciativa en la demanda de un cambio de ley que permita extender el acceso a la Procreación Médica Asistida (PMA).

La ley de bioética en el Estado francés data de 2011, aunque la PMA es legal desde 1994, si bien su ámbito de aplicación es restringido. La norma contempla el acceso a técnicas como la inseminación artificial o la fecundación in vitro en el caso de parejas de distinto sexo, bien unidas por matrimonio o inscritas como parejas de hecho (PACS), que acrediten problemas para concebir hijos o tengan riesgo de transmitir enfermedades graves a su descendencia. La norma establece además que para acceder al programa esas personas deben acreditar una relación que date como mínimo de dos años y «estar en edad de procrear».

Éxodo hacia Hego Euskal Herria

Aunque en los últimos años, hasta 22 estados de la UE o de su ámbito de influencia han ampliado por ley el acceso a las técnicas de reproducción asistida a mujeres sin pareja, sólo siete –Bélgica, Gran Bretaña, Estado español, Bulgaria, Dinamarca, Finlandia y Letonia– contemplan esta misma opción para parejas de lesbianas.

Para paliar su situación, cada año entre 2.000 y 3.000 mujeres del Estado francés cruzan la frontera en búsqueda del ansiado embarazo en otros países del entorno. Bruselas o Barcelona figuran entre los destinos preferentes de ese éxodo, aunque en el caso de mujeres de Zuberoa, Nafarroa Beherea y Lapurdi, es habitual que acudan a centros del sur de país, por lo general a Bilbo.

Basta con observar la proliferación de foros y webs como www.co-parents.fr para comprender la dimensión de este fenómeno. De acuerdo a esa fuente, para una mujer de Ipar Euskal Herria someterse a un tratamiento de fecundación in vitro en un centro de Bilbo implica un desembolso cercano a los 7.000 euros. Mientras, si opta por el método ROPA –fecundación con ovocito de una de las integrantes de la pareja con esperma de donante– bautizado como «concepción compartida» o «doble maternidad», al permitir que una de las madres aporte el material genérico (ADN) y la otra de a luz al bebé, la factura asciende a unos 4.500 euros.

Para la militante de Les Bascos Nadine Léonard «está claro que la reivindicación del acceso a la PMA se inscribe en la misma lucha por la igualdad que llevó al PACS y luego al matrimonio homosexual». La también conocida como Ley Taubira abrió, efectivamente, la puerta a las parejas del mismo sexo a poder formar familia, al contemplar la adopción. Aunque, quienes alegan que no hace falta extender la PMA, porque las parejas homosexuales ya pueden adoptar, «deberían saber –alerta la asociación– que ese derecho apenas se materializa, dado que la adopción de niños en Francia es casi inexistente y en el extranjero sólo tres países, Brasil, Sudáfrica y Colombia, aceptan como adoptantes a las parejas homosexuales»

Les Bascos celebró una primera reunión sobre esta cuestión el pasado 31 de enero. Por otra parte, 223 personas han respondido a un cuestionario según el cual 47 declaran que tienen un proyecto de familia y 39 que han recurrido ya a la PMA.

Unos datos que, si bien a pequeña escala, vienen a apuntar en la línea de una de las apreciaciones que recogió el informe preliminar presentado el pasado junio por el Comité Consultivo Nacional de Ética para enmarcar el debate destinado a reformar la ley actual: «La familia es un objeto en mutación y esa realidad no puede ser ignorada al abordar la reproducción asistida».

calendario de una reforma legal prometida por Macron

La extensión de la PMA es una promesa electoral de Macron que no está exenta de polémica. Grupos opuestos al matrimonio homosexual ven en ella un nuevo ataque al modelo de familia tradicional y una amenaza para los derechos de filiación –ligados por ley, señalan, a la figura del padre–. Otra cuestión espinosa, la denominada «gestación subrogada», y que, aclara Les Bascos, «no tiene que ver con la PMA para todas», aparece como telón de fondo, por lo que el CCNE deberá hilar fino en el informe que debe redactar para junio y que servirá de base para la redacción del proyecto de ley que se anuncia para finales de 2018.M.U.