2018/03/13

La derecha gana, mientras avanza el centro y la izquierda en Colombia

El Centro Democrático del expresidente Alvaro Uribe y Cambio Radical del exvicepresidente Germán Vargas Lleras, con un discurso crítico a los acuerdos de La Habana, fueron los vencedores en las legislativas del domingo, en las que si bien la FARC obtuvo un pobre resultado, los partidos de centro e izquierda lograron un apoyo histórico.

GARA|BOGOTÁ
0313_mun_petro

El resultado de las elecciones legislativas del domingo han arrojado un panorama cuando menos inquietante e incierto para el futuro de la implementación de los acuerdos de La Habana. La abstención volvió a ser histórica con un 52%, en un país donde el Congreso, compuesto por la Cámara de Representantes y el Senado, se ha visto salpicado por múltiples casos de corrupción y por los nexos de congresistas con el paramilitarismo, en lo que, en la etapa de Alvaro Uribe en la Presidencia, se conoció como el escándalo de la «parapolítica» –más de una cuarta parte de los 280 legisladores fueron en su momento investigados o encarcelados por ello–.

Paradojas de la política, el Partido de la Unión Nacional del todavía presidente Juan Manuel Santos, quien sacó adelante el acuerdo de paz con las FARC, lo que le hizo merecedor del Premio Nobel de la Paz y del reconocimiento internacional, perdió 19 escaños con respecto a la pasada legislatura. Se queda en el Senado con 14 asientos por detrás del Centro Democrático del expresidente Alvaro Uribe (19) –la fuerza más votada en el Senado–, de Cambio Radical (16) y del Partido Conservador (15).

En la Cámara de Representantes obtuvo 25 escaños. La formación más votada fue el Partido Liberal (35), al que le sigue el Centro Democrático (32), lo que supone un aumento de 13 escaños con respecto a la anterior legislatura), Cambio Radical (30) y el Partido Conservador (21).

Aunque no logró consolidar mayorías en ninguna de las dos cámaras, la victoria de la derecha –encabezada por el Centro Democrático y Cambio Radical, que comparten un discurso crítico con los acuerdos de La Habana– abre interrogantes frente a la implementación de estos.

El Centro Democrático, Cambio Radical, el Partido Conservador y fuerzas cristianas suman 134 de los 280 asientos del Congreso. En la legislatura que acaba de finalizar tenían 109.

Las legislativas del domingo también arrojan un histórico récord para Uribe, que fue el senador más votado con 870.000 papeletas pese a los escándalos de corrupción, vínculos con grupos paramilitares, la red de espionaje que urdió su Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) a periodistas, defensores de derechos humanos e incluso magistrados de la Corte Constitucional, y a los «falsos positivos» – la muerte de jóvenes sin recursos o con discapacidad para presentarlos como guerrilleros muertos en combate–. En sus ocho años de mandato se produjeron el 40% de las ocho millones de víctimas que dejó el conflicto armado.

Junto al avance de la derecha, cabe destacar la importante jornada que vivieron los partidos de centro y de izquierda, cuyo candidato a las presidenciales del 27 de mayo será el exguerrillero y exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro (Lista de la Decencia), que por primera vez tiene opciones reales de ganar frente a Iván Duque, del Centro Democrático. Junto a ellos competirá Sergio Fajardo (Compromiso Ciudadano), que cuenta con el apoyo de la Alianza Verde, logró duplicar el número de senadores, de 5 a 10, mientras que en la Cámara de Representantes pasó de 6 a 9, y del Polo Democrático, que incrementó su votación con respecto a 2014, pasando de 541.145 votos a 734.503, lo que se traduce en cinco senadores y dos congresistas. En total, las formaciones de izquierda y centro suman 34 escaños, a los que se deben suman los diez correspondientes a la FARC, que obtuvo 85.094 votos–. Tras una campaña en la que les fue vetada la financiación, han sufrido actos de sabotaje y hostigamiento, llegando a suspender los actos electorales, y en la que también han tenido que hacer frente a la enfermedad de su candidato presidencial, Rodrigo Londoño «Timo», los miembros del partido surgido del paso de las FARC a la política, destacaron el domingo la importancia histórica de votar tras décadas de guerra.

 

Santos anuncia la reanudación de los diálogos con el ELN

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ordenó ayer reanudar el proceso de paz entablado con el ELN. «He dado instrucciones al jefe del equipo negociador, Gustavo Bell, para que viaje a Quito y reactive la mesa de diálogo», informó Santos, explicando que ha tomado la decisión después de que la guerrilla haya respetado el alto el fuego unilateral que había declarado con motivo de las elecciones legislativas. Afirmó que ha tomado la decisión pensando en «salvar vidas» y en «lograr una paz completa para Colombia». Añadió que es con «gestos» como el alto el fuego respetado por la guerrilla durante el proceso electoral, «y no con ataques terroristas, como el ELN puede reconstruir el mínimo de confianza que se requiere para avanzar en el diálogo».

El ELN respondió que acude al llamado de Santos con la convicción que es mejor hacer el diálogo en medio de un cese bilateral, «y que la agenda pactada hay que desarrollarla con rigurosidad y celeridad».GARA