2018/04/16

Cuba ensalza el deshielo con EEUU, pero advierte de que no cederá

El ministro de Exteriores de Cuba ensalzó los progresos logrados en la relación con EEUU durante el deshielo iniciado en 2014, pero advirtió de que la isla no cederá «ni un milímetro». Denunció también la exclusión de Venezuela de la Cumbre de las Américas.

GARA|LIMA
0416_mun_cuba

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, dejó claro durante su intervención en la Cumbre de las Américas celebrada entre el viernes y el sábado en Lima que Cuba «no aceptará amenazas ni chantaje del Gobierno de Estados Unidos» y aunque «no desea la confrontación, tampoco negociará nada de sus asuntos internos ni cederá un milímetro de sus principios».

Esta era la segunda vez que Cuba, suspendida por décadas de la Organización de Estados Americanos (OEA), participaba en la Cumbre de la Américas.

Rodríguez señaló que los progresos alcanzados en los últimos años con una relación bilateral basada en «la igualdad soberana y el respeto mutuo que ahora se revierten mostraron resultados» y dejaron patente que esa relación «es posible y beneficiosa para ambos países y para todos en el hemisferio». Denunció que tras la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, se ha endurecido el embargo estadounidense que «provoca privaciones a los cubanos y viola los derechos humanos». «Pero crece también el aislamiento del Gobierno en todo el mundo, en la propia población estadounidense, mientras aumenta la repulsa internacional a la ocupación» del territorio de la base naval de Guantánamo.

Apoyo a Nicolás Maduro

Asimismo, rechazó la exclusión del presidente venezolano, Nicolás Maduro, de la Cumbre de las Américas. «Su exclusión es una afrenta a todos los pueblos de nuestra América y es un retroceso histórico impuesto por el actual Gobierno de EEUU», remarcó. Maduro no asistió después de que el Gobierno peruano le negara la entrada en el país. «Estamos aquí para defender su libre determinación y para reiterar la invariable solidaridad de Cuba con la unión cívico militar bolivariana y chavista del pueblo venezolano», afirmó el canciller Rodríguez.

Denunció que la OEA y su secretario general, Luis Almagro, son «meros instrumentos de EEUU con el fin de restablecer la dominación imperialista, destruir las soberanías nacionales con intervenciones no convencionales, derribar gobiernos y restaurar el neoliberalismo».

 

Críticas a la «falsa lucha» contra la corrupción

El presidente de Bolivia, Evo Morales, alertó contra «una falsa lucha contra la corrupción» detrás de la cual puedan esconderse intenciones de «derrocar gobiernos legítimos» y defendió la figura del expresidente brasileño ahora preso Luiz Inacio Lula Da Silva.

«Alertamos de que pretenden utilizar una falsa lucha contra la corrupción para derrocar gobiernos democráticos legítimos y proyectos de cambio», afirmó durante su intervención en la cumbre de Lima, en la que se adoptó un compromiso contra la corrupción. Morales atribuyó la corrupción al capitalismo, las empresas transnacionales y una especulación cuyo único objetivo es «la concentración de la riqueza». «En tanto no democraticemos y convirtamos a instituciones como el FMI en servidoras del bien común y no en instrumentos de sometimiento, nada de lo que digamos en esta cumbre será suficiente». Consideró que el «verdadero desafío» está en desmontar «el sistema mismo en el que prospera la corrupción: el sistema capitalista».GARA

LIBERTAD DE LULA

El canciller cubano advirtió de que «se utiliza la lucha contra la corrupción como un arma política, los fiscales y jueces impiden a los electores votar por candidatos con fuerte apoyo popular como es el caso de Lula da Silva, cuya libertad demandamos».