2018/05/16

La familia de «Naparra» podrá buscar su cuerpo en las Landas

Un recurso admitido por la Sección Segunda de la Audiencia Nacional española permitirá a la familia de José Miguel Etxeberria, «Naparra», volver a buscar su cuerpo en las Landas, tal y como hicieron infructuosamente en 2017. Ahora, podrá analizarse una zona que fue descartada unilateralmente por la Gendarmería de Pau.

Martxelo DÍAZ|DONOSTIA
0516_eg_naparra

La admisión del recurso presentado ante la Sección Segunda de la Audiencia Nacional española por la familia de Joxe Miguel Etxeberria, «Naparra», permitirá realizar una nueva búsqueda de sus restos en el bosque de las Landas que ya se registró en abril de 2017. Además, se abre la vía de seguir investigando al informador Ramón Francisco Arnau de la Nuez.

Según recordó ayer Iñigo Iruin, abogado de la familia que compareció en Donostia junto a Eneko Etxeberria, hermano de Naparra, e Iñaki Egaña, de Euskal Memoria, en abril de 2017 se hizo una búsqueda en una zona boscosa de las Landas. El testimonio del exagente del Cesid Ramón Francisco Arnau de la Nuez, recogido por el periodista Iñaki Errazkin, y un informe del forense Pako Etxeberria acotaban dos zonas boscosas (llamadas A y B) en las que podría encontrarse el cuerpo del refugiado navarro desaparecido en 1980. Sin embargo, la Gendarmería de Pau decidió descartar realizar la búsqueda en la zona A, argumentando que no coincidía con las descripciones realizadas. Las tareas de búsqueda se limitaron a la zona B, con resultado infructuoso, a pesar de que las órdenes del juez de la Audiencia Nacional eran que se intentara localizar el cuerpo en ambas ubicaciones.

Según destacó Iruin, la Gendarmería de Pau se contradice, ya que por un lado dice que la zona A coincide con los datos del informador, pero la descarta. Para ello, no aporta fotos aéreas de la zona, sino unas tomadas desde el terreno en 1987 por un vecino de la zona.

Con estos datos, el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno decretó el archivo de la causa en marzo de 2018. La familia recurrió inicialmente ante el mismo juez, que se mantuvo en sus posiciones. Posteriormente, recurrieron ante la Sección Segunda de la Audiencia Nacional, que les acaba de dar la razón. Para ello, aportaron un CD con fotos aéreas de la zona tomadas en 1982 en las que se ve que en la zona A también hay un bosque de robles y una pista de acceso, por lo que coincidiría con lo manifestado por el informador y contradice plenamente el argumento de la Gendarmería de Pau.

De este modo, el auto de la Audiencia Nacional, fechado el día 8, ordena buscar de nuevo a Naparra en la zona A y que se realicen gestiones para localizar a Arnau de la Nuez. Tomando en cuenta los precedentes, la nueva búsqueda podría realizarse en un periodo de seis meses, aunque Iruin se mostró prudente a la hora de fijar un plazo. El auto ya está en manos del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, que ahora deberá solicitar una comisión rogatoria a las autoridades francesas.

Vía del Cesid y el CNI

Junto a ello, el abogado de la familia Etxeberria subrayó la importancia de que este nuevo auto abra la vía para poder investigar en el Cesid (cuerpo con el que colaboró Arnau de la Nuez) y su sucesor, el CNI, y subrayó que está acreditada la participación de los servicios de inteligencia españoles en el terrorismo de Estado.

Asimismo, Iruin destacó que «la historia reciente de Euskal Herria no puede escribirse sin aclarar las desapariciones de Naparra, Pertur y Popo Larre».

Eneko Etxeberria, hermano de Naparra, destacó que la anterior búsqueda trajo esperanzas a la familias. A pesar de que estas se frustraron tras el resultado negativo de la misma, sirvió para abrir una vía que había que seguir, que ahora ha visto nuevamente reforzada.

«Seguiremos buscando hasta que lo encontremos, tal y como hemos hecho los últimos 38 años», destacó Eneko Etxeberria, que subrayó que el auto de la Audiencia Nacional española ha coincidido prácticamente con el cumpleaños de su madre, Celes Álvarez, que hoy cumple 89 años.

DESAPARECIDO


José Miguel Etxeberria, «Naparra», natural de Iruñea, desapareció en 1980. El testimonio de un agente del Cesid llevó a registrar en 2017 una zona boscosa en las Landas en busca de su cuerpo, que resultó infructuosa.

GENDARMERÍA


La Gendarmería de Pau descartó una de las dos zonas boscosas de las Landas que debían registrarse pese a las órdenes de la Audiencia Nacional. Ahora, podrá volver a buscarse en la zona que no se registró en 2017.

ARNAU DE LA NUEZ


Iñigo Iruin destacó que «si hay verdadera voluntad» no debería haber dificultades para localizar al exagente del Cesid Arnau de la Nuez, cuyo paradero es «desconocido» aunque ha aparecido en medios de comunicación canarios.