2018/06/03

Erreportajea
 
ARGANTZON IKASTOLA, UN EJEMPLO DE LUCHA CONTRA EL VETO BURGALÉS

Trebiñu es un agujero negro en el mapa oficial de Araba. Es un dominio burgalés en el corazón del herrialde. Un lugar donde el euskara no es oficial y su enseñanza solo es posible gracias a los esfuerzos de Argantzon Ikastola, encargada de organizar Araba Euskaraz.

Ion SALGADO
0603_eh_argantzon

Los problemas asociados a la zonificación lingüística y al no reconocimiento de la oficialidad del euskara no afectan solo a Nafarroa e Ipar Euskal Herria. En el corazón geográfico de Araba se encuentra Trebiñu, una cuadrilla dependiente de Castilla y León, en la que el euskara carece de protección legal. La única alternativa de la que disponen las familias que quieren matricular a sus hijos e hijas en modelo D es Argantzon Ikastola, encargada de organizar la presente edición de Araba Euskaraz, que se celebra el día 17. «Ha sido un año largo, pero ya tenemos casi todo cerrado, estamos dando lo último retoques», señala Ekaitz Lotina, integrante del equipo de dirección de la ikastola, que insiste en que este es «muy especial».

«Además de ser un día festivo es un día de reivindicación», añade en alusión al contencioso de Trebiñu, un dominio burgalés en territorio alavés. Depender de Burgos acarrea numerosos problemas a los vecinos y vecinas del enclave, que han manifestado su voluntad de integrarse en Araba, una opción a la que se oponen los partidos estatales. En 2014 el Congreso dio la espalda a los ayuntamientos de Trebiñu y Argantzon, votando en contra de una proposición de ley que tenía por objeto modificar los límites territoriales para facilitar la unificación de las ocho cuadrillas. Y, por desgracia, en los últimos años no se han dado nuevos pasos en esa dirección. Las diputaciones de Araba y Burgos se han limitado a firmar nuevos convenios, que no solucionan el problema y dejan fuera cuestiones relevantes, como la educación.

Lotina reconoce que ahora están peor que hace quince años, cuando abrió sus puertas Argantzon Ikastola. «No esperábamos encontrarnos en esta situación. Por desgracia el contencioso de Trebiñu no está solucionado, y nosotros sufrimos las consecuencias. Los ciudadanos pagamos las decisiones de la ‘alta política’», remarca, y lamenta que hayan tenido que tomar una drástica decisión para poder continuar con el proyecto educativo: construir el nuevo edificio de Educación Primaria en Sagastieta, a cinco kilómetros de Argantzon, en lo que se podría denominar la Araba Oficial. «Teníamos que ampliar la ikastola y no era posible en Trebiñu», señala antes de explicar los problemas de financiación a los que deben hacer frente por estar bajo la tutela de Castilla y León.

Cita los problemas económicos derivados de la falta de concertación, y destaca que, si construyeran el edificio de Educación Primaria en Trebiñu estarían obligados a adoptar el currículum de Valladolid. Tendrían que enseñar los ríos de Ávila y los montes de Salamanca en lugar de estudiar la geografía de Euskal Herria. «La decisión de construir Primaria en Sagastieta nos deja un sabor agridulce, por un lado estamos contentos porque nos aporta una estabilidad y podremos avanzar, pero por otro lado tendremos que sacar un edificio de Trebiñu, y eso no es lo que esperábamos», apunta antes de hacer hincapié en que el edificio de Educación Infantil seguirá en Argantzon. «Tenemos que claro que vamos a seguir trabajando por los treviñeses, ofreciendo una educación en euskara».

En este sentido, señala que durante las últimas décadas el euskara ha ido ganando terreno en Trebiñu, y el nivel de conocimiento es similar con el de otras cuadrillas del entorno. Lo cierto es que, pese a no ser oficial, los dos ayuntamientos del enclave cuentan con técnicos de euskara, y este año será la tercera ocasión en la que Argantzon acoja la fiesta de las ikastolas alavesas. La primera fue en el año 2001 y la segunda en el 2007, hace ya once años. Como en las anteriores ocasiones, los vecinos y vecinas no perderán la oportunidad y volverán a decir alto y claro que desean integrarse en Araba, porque solo así se podrá garantizar una educación en euskara a las familias, que se ven obligadas a enviar a sus hijos e hijas a Iruña Oka o a Gasteiz para que puedan cursar sus estudios en modelo D.

Debate en el Parlamento de Gasteiz

Cabe recordar que el pasado viernes se volvió a hablar sobre la situación de Trebiñu en el Parlamento de Gasteiz. Fue gracias a una interpelación registrada por la parlamentaria de EH Bildu Eva López de Arroyabe, quien denunció que los intereses partidistas han «neutralizado» los derechos de las personas que viven en el enclave. «Se han perdido derechos, se han perdido oportunidades y lo peor de todo, no se ha escuchado la voluntad de las personas que viven allá», subrayó antes de censurar la actitud del PNV y preguntar al Ejecutivo autonómico qué pasos piensa dar para lograr la integración política de Trebiñu en Araba.

En su respuesta, el consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno se limitó a recordar las vías legales establecidas por el Estado español para poder lograr la unión de todas las cuadrillas alavesas, y habló de los convenios suscritos entre la Diputación de Araba y la de Burgos. «¿Se puede mejorar? Sí se puede mejorar, no lo voy a poner en duda y aquí se pueden plantear todas las iniciativas que se quiera para mejorarlo», afirmó Josu Erkoreka, que no presentó nuevas ideas. «Los temas relacionados con la territorialidad tienen otra vía, y tenéis la posibilidad de cambiarlo cambiando el Estatuto».