2018/06/05

Los triples de Curry y el buen trabajo atrás arriman a los Warriors a un nuevo anillo

El base de los campeones anotó 9 lanzamientos más allá del arco, récord en unaFinal, y anuló el intento de los Cavaliers de ofrecer una resistencia más coral.

A.G.
0605_kir_curry

Aunque el 124-114 del primer partido de las Finales de la NBA no reflejaba la realidad de lo que pasó, el 122-103 del segundo envite, sí lo hizo. Para una vez que los Cleveland Cavaliers ofrecían una imagen más coral que la resistencia personificada en LeBron James –hasta cuatro jugadores llegaron a los dobles dígitos–, se encontraron con unos Warriors todavía mejores. Los vigentes campeones establecieron el 2-0 gracias a hacer un buen trabajo defensivo y a la inspiración de Stephen Curry, que firmó 33 puntos y el récord de triples anotados en unas Finales: nueve.

«Jugamos realmente bien. Hubo algunas cosas que nos molestaron en la segunda mitad, algunos bajones defensivos que repasaremos viendo las imágenes, pero en general fue un partido realmente bueno y equilibrado, con una buena e intensa defensa además de un ataque excelente», resumió el entrenador Steve Kerr en sala de prensa.

A diferencia del primer encuentro, no hubo ningún exceso de confianza de los californianos, yendo a por el partido desde el primer cuarto y con una intensidad defensiva mucho más acentuada, por mucho que los Cavs también ofrecieran un nivel de respuesta más variado.

Podríamos decir que LeBron James anotó «solo» 29 puntos –amén de 13 asistencias y 9 rebotes–, pero esta vez encontró una buena ayuda en Kevin Love –22 tantos y 10 rechaces–, más los 15 puntos de George Hill y 11 para Tristan Thompson. Más aún, los Cavs lograron contener el célebre tercer cuarto de los Warriors, llegando a ganar ese parcial y alcanzando el último cuarto con un 90-80 adverso; una diferencia notable, pero todavía remontable.

Remontable, siempre y cuando los Warriors hubiesen mostrado la flaqueza que han exhibido en otros cuartos decisivos de estos play offs. Pero esta vez no hubo caso. Los pupilos de Steve Kerr quisieron evitarse sustos y agobios, y mantuvieron la concentración. Repartieron 28 asistencias –22 entre Curry, Durant y Green– y firmaron un 15 de 36 en triples, con el ¡9 de 17! de Curry, más contento que unas castañuelas tras su descomunal actuación.

«Nunca me levanto y digo, vale, voy a meter nueve triples y a batir el récord. Se trataba más de jugar de la manera adecuada, tener buenas intenciones sobre la pista y hacer que cosas buenas sucedan. Ha sido una noche muy especial», reconoció el base de los Warriors.

Dos jugadas sobre Kevin Love

Con una renta sobre los 10 puntos, dos triples de Curry en la cara de Kevin Love certificaron el triunfo californiano.

En la primera jugada, con 100-89, Curry casi perdió el balón y tuvo que lanzar desde más de ocho metros, metiendo el triple limpio. Pocas jugadas después, con 105-93 en el luminoso, el base de los Warriors recibió en la esquina un pase de vuelta de Draymond Green, y cayéndose, mientras Love le hacía la personal, rubricaba el triunfo con un «tres más uno» de antología. Hasta los 26 puntos, 9 rebotes y 7 asistencias de Durant, y los 2o tantos de Klay Thompson, quedaron eclipsados ante ello.