2018/06/14

Erreportajea
 
Importantes descubrimientos en la maratón de datos de Hack Cáncer

El grupo de voluntarios multidisciplinar formado por médicos, ingenieros y matemáticos Hack Cáncer valora muy positivamente la última edición de Orona Ideo. Han logrado, por ejemplo, una aplicación para saber si un tratamiento sería bueno o no para un paciente.

Maider IANTZI
0614_eh_hack

La última edición de Hack Cáncer que se celebró este pasado fin de semana en Orona Ideo de Hernani fue un éxito. Ingenieros de datos, médicos y matemáticos de distinos países consiguieron abrir nuevas líneas de investigación en el campo del cáncer haciendo uso de los últimos avances en el análisis de datos. Con la ayuda de Rotary Club Donostia prepararon una Datathon, es decir, una maratón en la que durante 24 horas, desde las 09.00 hasta las 09.00, jóvenes expertos que normalmente no suelen trabajar en común en un mismo proyecto trataron juntos de buscar patrones en diferentes bases de datos.

Uno de los organizadores, Oier Etxaniz, informático de Elgoibar, explicó a GARA que los grupos trabajaron con tres tipos de bases de datos: las epidemiológicas (tipos de cáncer diagnosticados, características de las personas como su procedencia o edad, y datos biológicos del cáncer); el ADN y los datos biológicos del cáncer; y los TAC del cáncer de pulmón.

Un grupo estudió la base de datos biológica. «Allí aparecía el tipo de tratamiento que recibió el paciente. Realizó una pequeña aplicación con diez marcadores biológicos para poder saber en un gran porcentaje si un paciente rechazaría o no un tratamiento, es decir, si el tratamiento sería bueno o no para él. Muchas empresas trabajan en eso durante tres o cuatro años y hacer este descubrimiento en 24 horas es fantástico», destacó Etxaniz.

Otro grupo relacionó dos bases de datos y extrajo conclusiones estadísticas. Se preguntaron si la información que tiene cada base de datos es significativa para sacar conclusiones o no. Vieron que se necesitan más datos y de otro tipo. Un tercer equipo trabajó con imágenes y creó un algoritmo para descubrir si los nódulos de los pulmones son cancerígenos o no. En total se formaron cinco grupos, cada uno de cinco o seis personas. Junto con los vascos, sobre todo participaron expertos catalanes. También vinieron de Canarias, Valencia, Andalucía y Estados Unidos. La mayoría jóvenes de entre 25 y 30 años.

El ambiente fue mejor de lo esperado. Al principio cada grupo iba a tener su habitación cerrada, pero decidieron que querían estar todos en una misma habitación para discutir, aprender más y ayudarse. «Si un grupo se bloqueaba, dos o tres personas de otro grupo les echaban una mano. Se ha creado una amistad entre los participantes y seguimos en contacto, hablando sobre qué podemos hacer juntos. Tenemos una buena relación entre nosotros».

Premios y beca

En el acto que tuvo lugar en el tercer y último día, el domingo, repartieron cuatro premios: al mejor análisis, al mejor proyecto de investigación, a la mejor solución técnica y a la mejor aplicación clínica. Dieron, además, un accésit al mejor análisis. Por otra parte, se entregó un talón para la creación de una beca en Biodonostia para la lucha contra el cáncer infantil. Entre Aspanogi y Hack Cáncer, sumaron 48.000 euros.

Tras este buen balance, llenos de alegría y fuerza, esta misma semana empezarán a reunirse para preparar la siguiente edición, que se celebrará de nuevo en Euskal Herria. Tienen un nuevo reto: «Nos gustaría que los datos que analicemos, en lugar de ser los datos públicos de internet, sean de los hospitales y centros de investigación. No es difícil, pero se necesita tiempo, y esta vez no ha podido ser. La intención es lograrlo en la siguiente edición. Queremos, además, que los datos sean nuevos. Las bases de datos de internet las ha usado mucha gente, pero no son muy actuales. Algunas son de hace cinco o diez años. Sería interesante tener datos de las personas de aquí».