2018/07/04

Ni ambición, ni valentía con las migraciones

El pasado jueves llegó un grupo de 80 migrantes a la estación de autobuses de Bilbo en la que no había nadie esperándoles. Un episodio similar ocurrió diez días antes en Donostia. En ambos casos, las personas trasladadas en autobús quedaron solas, desatendidas y desorientadas. Posteriormente organizaciones que trabajan con migrantes y refugiados se han cargo de ellas. Un fallo de coordinación fue el argumento ofrecido en Donostia, aunque hasta el momento ninguna institución ha ofrecido una aclaración detallada de lo ocurrido.

Estos episodios y las escasas explicaciones institucionales han dejado la sensación de que se trata de un tema incómodo sobre el que no se quiere llamar la atención. Interesadamente, o por el dramatismo de las situaciones vividas, todas las miradas se dirigen hacia el mar Mediterráneo, pero los hechos indican que posteriormente en nuestro entorno existe un constante movimiento desde el sur de la Península hacia el norte de Europa de personas muchas veces terminan durmiendo en la calle, como reconocía la responsable de CEAR-Euskadi a GARA el pasado domingo. De este flujo poco se sabe. Son atendidas por ONGs en la medida de sus posibilidades, y al parecer, solo cuando se ven desbordadas la noticia trasciende. El silencio institucional viene a corroborar que la Administración descarga en las organizaciones sociales mucha de su responsabilidad sobre la acogida y protección de los derechos de estas personas.

En Bilbo, la plataforma Ongi Etorri Errefuxiatuak ha organizado la atención y el apoyo a las personas llegadas el pasado jueves, recabando recursos y movilizando voluntarios. Una respuesta que certifica que existe sensibilidad social y también apoyo popular, en contraste con la evidente desidia institucional. Una posición que denota falta de valentía y ausencia de ambición política en una cuestión que, por otra parte, se quiera o no, habrá que abordar. Mejor hacerlo anticipando escenarios y con inteligencia que desbordados por los acontecimientos.