2018/07/13

Un centenar de presos podrían ser liberados si se cumple la legislación

Médicos y abogados de presos políticos vascos cifraron ayer en un centenar las personas que deberían ser liberadas inmediatamente, tal y como contempla la legislación penal y penitenciaria española, por padecer enfermedades graves e incurables, haber cumplido ya tres cuartas partes de la condena impuesta y contar con más de 70 años.

Agustín GOIKOETXEA|BILBO
0713_eg_bagoazsare

Médicos y abogados comparecieron ayer en Bilbo para exponer la situación de una parte importante de presos y presas políticas vascas que por su estado de salud, edad y grado de cumplimiento de las condenas impuestas deberían ser liberados, tal y como contempla la propia legislación española. La doctora Mati Iturralde cifró en un centenar las personas que tendrían que ser excarceladas de los 278 que actualmente permanecen en prisión.

Tras un extenso análisis, facultativas y letrados exigieron la «inmediata» puesta en libertad de las 24 personas presas con enfermedades graves e incurables, de las tres que tienen 70 años, así como de las 98 con tres cuartas partes de la condena cumplida, a las que, aseguraron, no se les debería poner «traba alguna» para acceder a la libertad condicional.

Asimismo, los representantes de ambos colectivos que asisten a los prisioneros reclamaron el cambio de destino a una cárcel cercana a su domicilio familiar y progresión de grado acorde a su situación personal y penitenciaria para aquellos que, con diferentes trastornos o tratamientos sicológicos, necesitan de asistencia y un acompañamiento continuado y cercano en el ámbito sicológico y médico. También demandaron ese acercamiento para los mayores de 60 años, los que tienen más de la mitad de la condena cumplida, las mujeres que se encuentran solas y aquellos prisioneros con hijos menores de edad.

«En cumplimiento del principio de legalidad y de la individualización de las penas –aseguraron las doctoras Mati Iturralde y Miren Arana–, es posible y se deben poner en marcha soluciones a todas estas situaciones graves que no pueden perdurar en el tiempo hasta convertirse en problemas médicos y sicológicos sin tratamiento ni posibilidad de alivio». Advirtieron que el mantenimiento de la actual política carcelaria de excepción supone en el caso de las personas enfermas «conculcar su derecho a una vida y una muerte digna».

Explicaron que se conocen los nombres de 16 presos y presas gravemente enfermas, pero hay otros 8 que no se hacen públicos «por motivos personales». Los letrados Haizea Ziluaga e Iñaki Zugadi detallaron los mecanismos legales que sustentan la puesta en libertad de estas personas, al tiempo que denunciaron la «inacción» de la administración penitenciaria, que puede actuar de oficio y no lo hace a pesar de saber de la gravedad de algunos casos.

Citaron, además, la «falta de sensibilidad y de implicación» del Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional. «A pesar de haber desarrollado iniciativas de interlocución de forma discreta y/o vía judicial, no se han visto solucionados ni han sido agilizados los pasos para atenuar los riesgos de un desenlace dramático», lamentaron

Respecto a las personas de edad avanzada, informaron que hay tres mayores de 70 años, trece con más de 65 años y otros 19 que superan los 60 años, a quienes con la legislación en la mano se les podría conceder la libertad condicional.

«Perversión» de los grados

Ziluaga y Zugadi manifestaron que el 80% de los prisioneros ha cumplido entre la mitad y la casi totalidad de «larguísimas» condenas. Viendo los números, dijeron que «se pone de manifiesto la perversión de la política de grados existente ya que la práctica totalidad de los presos vascos llegan a la extinción de las tres cuartas partes de la condena clasificados como el primer día, en primer grado de cumplimiento». Subrayaron que, gracias a esa «artimaña», se impide de hecho que cumplan uno de los requisitos exigibles para obtener la libertad condicional, el de estar clasificados en tercer grado.

Arana e Iturralde fijaron también su atención en la situación de «vulnerabilidad» de las mujeres encarceladas. «A la dispersión y alejamiento se le suma el que un buen número de ellas, se encuentran encarceladas solas, sin ninguna compañera», destacaron. Apuntaron que las prisiones de Zaballa e Iruñea reúnen las condiciones necesarias para agrupar en ellas a todas. Son doce las presas encarceladas en soledad y otras ocho con uno o varios hijos e hijas menores de edad, mencionando la ansiedad e incertidumbre que se genera entre aquellas a las que se les separa de ellos.

 

«La Declaración de Barcelona por la paz en el País Vasco», al Parlament

Tras dos días de reuniones, el Foro Social Permanente ha logrado el compromiso político de Junts per Catalunya, PSC, CUP, ERC y Catalunya En Comú-Podem para que, en setiembre, una vez se abra el curso político, se debata y refrende por el Parlament la ‘‘Declaración de Barcelona por la paz en la País Vasco’’, aprobada por amplia mayoría en pleno el pasado 29 de junio. Los representantes vascos se entrevistaron ayer con el president de la Cámara, Roger Torrent, del que recibieron su apoyo, que se suma al respaldo que les mostraron los sindicatos CCOO y UGT.

 

«Orain Presoak Tourra»: Mont de Marsanetik Zaballara bizikletan

Euskal presoei ezartzen zaizkien salbuespen eta urruntze politikak «ez dira iraganeko kontuak, gaur egungoak baizik»; horregatik antolatu dute Sarek eta Bagoazek «orain presoen gaia askatu eta konponbiderako unea» dela aldarrikatuko duen ekimena. Atzo Baionan egin zuten agerraldian datorren uztailaren 20an Mont de Marsanetik abiatuko den bizikleta martxaren inguruko xehetasunak eman zituzten. Horrela, lau egunez Euskal Herria alderik alde zeharkatu ostean, uztailaren 23an amaituko da Zaballako espetxean «Orain Presoak Tourra».
Lehen etapa Mont de Marsan eta Baiona artean gauzatuko da. Gainontzeko etapetan bezala, bidean txirrindulariek atseden hartu eta jateko geldialdiak egingo dituzte eta sostengua adierazteko hitzorduak ere izango dira, Peiroraden edo Ahurtin kasu. Bigarren etapa Baionatik Errenteriara abiatuko da. Bidean Biarritzeko aireportuko biribilgunean, Donibane Lohizunen eta Irungo Ficoban jendea batzeko aukera izango da, eta arratsaldean, Errenteriatik Gipuzkoako hiriburura joango dira.
Uztailaren 22an, igandea, Donostiako Zuloaga plazatik ekingo diote bideari eta Lasarte, Zizurkil eta Legorretatik igaro ostean Ordizian geratuko dira bazkaldu eta indarrak hartzera. Arratsaldean, Zegaman geldialditxo bat egin ostean, Altsasurainoko bidea egingo dute, han ostatu hartzeko. Biharamunean, Nafarroa atzean utzi eta Arabako lurretan sartuko da Tourra. Agurainen atseden hartu eta sostengua jaso ostean, Gasteiz aldera joko dute. Andre Maria Zuriaren plazan bazkaria eta ekitaldia izango dira, eta horren ostean itzuliko azken kilometroak egingo dituzte, Zaballara iritsi arte.
Duela urtebete, Ipar Euskal Herriko ordezkaritza bat Estatu frantsesarekin harremanetan hasi zenetik urratsak egin direla adierazi zuten Bagoazeko Emilie Martinek eta Sareko Inaxio Oiartzabalek, atzo Baionan eskaini zuten prentsaurrekoan. Adibide gisara, jada Mont de Marsan eta Lannemezango espetxeetara hurbildu dituzten 16 euskal presoak aipatu zituzten. Aldiz, presoen senideek oraindik astero ehunka kilometro egin behar dituztela oroitarazi eta ondorioak «gaur egungoak» direla salatu zuten.
«Errealitate honen adibide tamalgarriak azken asteotako bi istripuak» direla nabarmendu zuen Emilie Martin Bagoazeko bozeramaileak, eta hau gaineratu zuen; «preso guztiak izan behar dira hurbilduak, euren senideengandik gertu izan daitezen eskatzen dugu, eta beraz, frantziar Estatuak hasitako bide beretik hastea espero dugu Espainiako Gobernua».
Parte hartu nahi duen orok Sarek duen webgunean beharrezko informazioa topatuko duela jakinarazi ostean, momentuaren garrantzia azpimarratu zuen Bagoazeko ordezkariak: «Orain presoen gaia askatzeko unea da, gizarte duin eta baketsu bat eraiki ahal izateko» .Haritz LARRAÑAGA

224 presos

> Han cumplido más de la mitad de la condena a la que fueron condenados. Esa cifra viene a suponer alrededor del 80% de los 278 prisioneros vascos que hay en la actualidad.

24 personas

> Son las encarceladas con enfermedades graves e incurables. Alertaron de que hay media docena de casos especialmente alarmantes, aunque no desvelaron su identidad por respeto.