2018/08/25

EDITORIALA
La subida del dólar golpea a los países emergentes

El mundo financiero estaba ayer pendiente de las palabras del presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Jerome Powell, en la apertura del seminario que organiza anualmente la Fed en Jackson Hole. Al final, pocas novedades en el discurso oficial. El mensaje principal se redujo a decir que todo está bajo control y que la Reserva Federal continuará subiendo los tipos de interés con tiento, según vaya haciendo falta. Ya ha habido dos subidas este año y posiblemente haya dos más todavía. Solamente mostró cierta preocupación por las consecuencias de la guerra comercial.

El interés por su discurso está más que justificado. El dólar es la moneda que funciona como dinero mundial y cualquier cambio en la política monetaria enseguida se traslada a los flujos de mercancías y de capitales mundiales. La actual política de Donald Trump de estimular la economía doméstica está acelerando la subida de los tipos de interés y con ello la demanda de dólares crece en el mundo, debilitando al resto de divisas. La revalorización del dólar, unida a la interminable lista de sanciones acordadas por el Gobierno de Trump, está provocando una caída generalizada del valor de las divisas de los países emergentes. La lira turca ha sido la más destacada, pero también han caído el rublo ruso, el real brasileño o el rand sudafricano. Sin embargo, lo más preocupante es que detrás de esta pérdida de valor hay una salida de ahorro neto de esos países que va a financiar la economía estadounidense. El Instituto de Finanzas Internacional estima que han salido de los países emergentes unos 1.400 millones de dólares solamente esta última semana.

Estados Unidos controla las finanzas mundiales gracias al dólar, lo que le permite obtener importantes réditos en forma de financiación barata, a costa de los países más necesitados de ella. Y además no tiene ningún interés en buscar un sistema más estable, compartido y justo, aunque tarde o temprano perderá su privilegiada posición.