2018/09/04

Raimundo Fitero
FMI

Hace décadas que desde muchos pensamientos críticos con el sistema económico actual se sabe que el Fondo Monetario Internacional, el terrorífico FMI, forma parte de la ejecución de todos los populismos ultra neoliberales que entienden la economía como una política para crear desigualdades y dejar a las clases menos favorecidas en la pobreza. Crea un pensamiento único totalitario y con componente de capitalismo salvaje. Todo para el Capital y los bancos que son considerados fundamentales para estructurar los países, y que contemplan a la ciudadanía como un mal necesario, o unos sujetos a los que explotar.

Ayer, el supuestamente Gran Empresario argentino, Mauricio Macri, que llegó a la presidencia con un discurso neoliberal dentro de un combo de mensajes viejos, como es acusar a los anteriores de comunistas o lo que es peor en el neo-lenguaje actual, como chavista, ha conseguido en tres años retroceder quince. Se ha cargado a ocho ministerios que ha convertido en Secretarías de Estado, entre ellos Cultura y Salud, lo que es grave, demoledor.

Yo diría, utilizando la banalización propia de los Zipi y Zape españoles, que son simples copistas indocumentados de los peores, que esto se parece mucho al terrorismo social. 

Viví de manera simultánea lo del incendio en el Museo Nacional de Brasil y estas noticias del macrismo. Se ha sabido que la dirección del museo reclamaba arreglos, presupuestos para remodelaciones urgentes en el ámbito de la seguridad. Y las llamas se han llevado doscientos años de trabajo y un número indeterminado de piezas irrecuperables.

Los bomberos, al llegar, comprobaron que no salía agua de las bocas de incendios. Esto es negligencia dolosa de un gobierno golpista con un presidente ultraliberal. Y terrorismo cultural. Por lo