2018/09/08

Raimundo Fitero
Consumos

La electricidad ha subido de precio y todos sabemos cómo ha sido. El consumo, ¿crece o decrece? Depende. Si se trata de servicios indispensables, la cosa va por barrios. Lo mismo que el consumo de sustancias, ese eufemismo que utilizan los supuestos ex, los muy enganchados, los periodistas de calle y Antonio Escohotado, un pope del consumo de sustancias, un estudioso de la materia que reclamaba de manera aparentemente progre su legalización y que ahora se ha vuelto un reaccionario enganchado a los canales más ultras de todo el TDT. Sea el tema que sea, él está más a la derecha que Jiménez Losantos o Inda.

Como este cura sigue con sus relaciones intermitentes con esa sustancia que se consume en los ritos católicos, el vino, a veces no sé si es activador o tranquilizador, pero me ha parecido un acto absolutamente repugnante lo hecho en “Sálvame”, soltando sin ninguna constatación fiable que Arévalo, el cómico gangoso, está en la ruina y que va a los mercados a recoger lo que tiran los vendedores. No han hablado con el humorista, que lo desmiente, solo con unos supuestos vecinos. Periodismo basura.

Porque existe periodismo basura y entrevistados basura. O de mierda. Las sustancias envalentonan, y si tienes en tu ideario constitucionalista oportunista todos los tics autoritarios, vas a TV3 y les acusas en directo de manipular, mentir y fomentar el independentismo. Ese es el auténtico Rivera, Zape todo por España, el Torrente de la política actual. Quiere ir con preguntas preparadas, como en sus canales de cabecera.

Y me queda la más espectacular noticia de estos tiempos, Diego Armando Maradona asume la dirección técnica del equipo de fútbol Dorados, de la ciudad mexicana de Sinaloa. No hay mejor elección. Los cárteles tienen un embajador perfecto. El Chapo Guzmán se siente muy feliz.