2018/09/14

Polonia advierte de que vetará cualquier sanción contra Hungría

Polonia anunció que vetará en el Consejo Europeo cualquier sanción contra Hungría, después de que el Parlamento Europeo activara el procedimiento para sancionar a Budapest por vulnerar los «valores fundacionales de la UE». Polonia, sobre la que también pesa la posible apertura de un proceso similar, quiere «demostrar la solidaridad de los países de nuestra región». El Gobierno húngaro demandará a la Eurocámara ante el Tribunal de Justicia de la UE.

GARA|Vilna

MANIFESTACIÓN


La izquierda húngara intenta aprovechar el varapalo europeo para movilizar a sus simpatizantes con una manifestación prevista para este domingo en Budapest. «Defendamos nuestra patria europea», es el lema de la protesta en la que pretenden «demostrar que Hungría es mucho más que Viktor Orban».

Polonia opondrá su veto en el seno de la UE contra la eventual aplicación de sanciones contra Hungría, según confirmó el ministro de Relaciones Exteriores polaco, Jacek Czaputowicz.

Después de que el Parlamento Europeo votara la apertura de un complejo procedimiento para sancionar a Hungría, Polonia –también bajo la lupa comunitaria– ya ha advertido de que intentara que no siga adelante.

El proceso para sancionar a Hungría por vulnerar el Estado de Derecho y suponer una «amenaza sistémica» a los valores de la UE debe pasar ahora por el máximo órgano comunitario, el Consejo Europeo. «En caso de discusión en el seno del Consejo, estaremos en contra. Opondremos nuestro veto a la decisión en caso de sanciones» advirtió el canciller polaco, de visita en la capital lituana.

«La UE intenta presionar a los países de nuestra región y tenemos que demostrar solidaridad en este caso» añadió Czaputowicz en rueda de prensa conjunta con su homólogo lituano, Linas Linkevicius.

La votación en el Parlamento Europeo inicia un largo procedimiento que en teoría podría desembocar en sanciones sin precedentes contra Budapest, entre otros la suspensión de sus derechos de voto en el Consejo Europeo.

Sin embargo, se precisaría la unanimidad de todos sus miembros para poder activar la suspensión del voto húngaro, lo que ya parece descartado. Otros gobiernos también pueden sumarse a bloquear la puesta en marcha del artículo 7 del Tratado Europeo.

Linkevicius, señaló que está «a favor del diálogo y contra los ultimátums», pero evitó precisar si Lituania también rechazará las sanciones contra Budapest. «Será en el futuro cuando discutamos lo que ocurrirá en el futuro», se limitó a indicar.

La propia Polonia se enfrenta a la posible apertura de este procedimiento a consecuencia de su reforma del sistema judicial y tras una decisión del Ejecutivo europeo adoptada en diciembre de 2017.

Por su parte, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, consideró que la decisión de la UE está «insultando el honor de Hungría» y castigando el país por querer mantener sus «valores europeos y cristianos».

La amenaza de sanciones le puede servir a Orban para movilizar a sus votantes de cara a las elecciones europeas de la próxima primavera, haciendo hincapié en la defensa del país y la lucha contra la inmigración. Pero la votación ha roto algunas de sus alianzas en el exterior y muchos eurodiputados del PPE, al que pertenece su partido –Fidesz–, votaron contra Hungría.

Por otro lado, el Gobierno de Hungría planea presentar ante el Tribunal de Justicia de la UE una demanda contra el voto de la Eurocámara al entender que el informe no fue aprobado porque «ha ignorado las abstenciones, interpretando de una manera errónea sus propios reglamentos internos».