2018/10/11

EH Bildu y PNV trasladan a Bruselas la demanda del derecho a decidir

El Parlamento Europeo acogió ayer una conferencia sobre el derecho de autodeterminación en la que Maddalen Iriarte y Joseba Egibar defendieron el derecho a decidir de Euskal Herria y presentaron las bases del nuevo estatus acordadas entre EH Bildu y PNV. Junto a ellos compartieron sus experiencias representantes catalanes de ANC y Òmnium.

Iraia OIARZABAL|DONOSTIA
1011_eg_bruselas2

Bajo el epígrafe “El derecho a la autodeterminación: encontrando modos de avanzar dentro del marco de la UE”, una conferencia abordó ayer en el Parlamento Europeo la cuestión del derecho a decidir de las naciones sin Estado. En un primer panel centrado en casos en que no se reconoce el derecho a la libre determinación tomaron la palabra representantes vascos y catalanes, pueblos que ven reprimida su voluntad política por parte del Estado español.

Desde Euskal Herria acudieron los parlamentarios del PNV y EH Bildu en la Cámara de Gasteiz, Joseba Egibar y Maddalen Iriarte. Y junto a ellos intervinieron la presidenta de Assemblea Nacional Catalana, Elisenda Paluzie, y la responsable de Asuntos Internacionales de Òmnium Cultural, Elena Jiménez.

Iriarte comenzó su intervención compartiendo con los presentes algunos apuntes sobre la legislación española y señaló que «la propia Constitución Española habla del derecho a la autonomía de las regiones y nacionalidades». Denunció, no obstante, que prevalece la idea de «unidad indivisible de la patria, de la que hace garante al Ejército». Un principio por el que se rige el Estado para negar a los pueblos vasco y catalán su derecho a decidir.

Hecha la introducción, Iriarte centró su discurso en la propuesta de EH Bildu para avanzar en la soberanía. Incidió en su aspiración de crear un Estado vasco independiente internacionalmente reconocido. «La propia Unión Europea nos recuerda cada día la importancia de contar con un Estado, y lo ha demostrado claramente durante la crisis catalana: lo único que realmente importa en esta Europa del siglo XXI es que seas un Estado. Si eres un Estado, serás respetado», señaló.

Iriarte manifestó la determinación de la izquierda soberanista de trabajar en ese objetivo: «Creemos que es posible y creemos además que será la mejor solución para la sociedad vasca: contar con un Estado propio que nos permita relacionarnos, desde principios de cooperación y solidaridad, con los demás pueblos del mundo. Esa fase aún no ha llegado, pero la propia historia de Europa nos muestra la importancia de estar bien preparados para cuando llegue», auguró.

En este contexto, la parlamentaria de EH Bildu destacó la importancia del acuerdo alcanzado con PNV en el seno de la Ponencia de Autogobierno sobre las bases del nuevo estatus. Sin negar que es un primer paso y que el camino será largo y previsiblemente lleno de obstáculos por parte del Estado español. «El Estado español podría haber adoptado, en estos últimos 40 años, una senda que intentara reconducir sus problemas territoriales, pero su opción ha sido la contraria, la de tratar de uniformizar el Estado cada vez más», afirmó antes de recordar distintas sentencias del Tribunal Constitucional español.

Sobre las oportunidades que abre el acuerdo alcanzado con PNV, abogó por darle proyección de futuro: «El hecho de no encontrar a nadie al otro lado de la mesa, o de encontrar a alguien acostumbrado solo a dar puñetazos, no puede hacernos creer que el acuerdo al que hemos llegado dos de las grandes familias políticas vascas resulta inane, un ejercicio vacuo destinado a terminar en un cajón. Al contrario, se trata de un acuerdo que establece unas bases de futuro. Que podrán ser acordadas con el Estado español –y ojalá lo sean–, pero cuyo valor no queda limitado al hecho de llegar a un pacto. Porque incluso si no se llegara a ese pacto, contiene las bases y las claves para que nuestro pueblo avance», concluyó.

Un valor «innegable»

Joseba Egibar, por su parte, habló de «reafirmar y completar el Estatuto vigente en aquello que no se ha cumplido, recuperar lo mutilado y menguado durante los últimos años, y ampliar el quantum competencial» y consideró el acuerdo alcanzado en el Parlamento la vía hacia ello.

«El Parlamento Vasco ha aprobado unas bases y unos principios sustentados en el derecho a decidir como vía para actualizar el autogobierno vasco, de forma que el respeto a la legalidad no pueda condicionar el principio democrático. Esto significa que lo decidido por la ciudadanía vasca tendrá un valor predominante e innegable, y que esa decisión debe ser ley», añadió.

El parlamentario jeltzale advirtió de la tentación de Madrid de «recurrir a decisiones antidemocráticas» como la intervención de instituciones legí́timas mediante el artículo 155 o el uso de «estrategias de Estado político-penales».

Ante ello, invitó a la ciudadanía y a agentes políticos y sociales a sumarse a su propuesta. «El camino será largo, nos requerirá un compromiso serio y definir la dirección y los pasos a dar, y también los tiempos y procesos de evaluación. El reto radica en defender en Madrid lo que el pueblo vasco decida. Ahí está la clave del proceso. El PNV está dispuesto, convencido de que hacer el camino hacia la soberanía plena de Euskadi tiene la fuerza suficiente para despertar y unir a la mayoría de nuestro pueblo», indicó.

También lanzó un mensaje a Europa. Partiendo de las reflexiones que hacía Neil MacCormick –eurodiputado por Escocia (1999-2004) y miembro alterno de la Convención sobre el futuro de Europa (2002-2004)–, señaló que consideran que «la ampliación de la UE desde dentro también es una posibilidad». «Los gobernantes y los actuales Estados están funcionando más como una yuxtaposición, ya lo sabemos, pero esa reflexión también puede abrir un camino por lo menos para el debate y para que esas realidades nacionales, que son anteriores a las estatales, puedan tener un encaje y un sitio en el solar europeo», defendió Egibar.

El caso catalán como inflexión

Desde Catalunya, que vive días políticamente confusos, la presidenta de la ANC, Elizenda Paluzie, y la representantes de Òmnium Elena Jímenez trataron de exponer la situación tras la celebración del referéndum del 1-O, incidiendo en la denuncia de la vulneración de derechos al pueblo catalán al irrumpir en los colegios electorales, judicializar el procés y enjuiciar a representantes políticos y de organizaciones como la propia ANC y Òmnium Cultural. «El Estado español está convirtiendo un derecho en crimen», sostuvo Paluzie.

«Lo que es diferente en el caso catalán es la represión del referéndum por la fuerza», añadió. Y como lo hicieron otros ponentes en la conferencia de ayer, incidió en que con su actuación el Estado español está violando derechos humanos fundamentales como los recogidos en los artículos 19, 21, 22 y 25 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Tras la deriva represiva del Gobierno español, en los próximos meses se producirá un momento clave con la celebración del juicio al 1-O y Paluzie no quiso desaprovechar la ocasión para exponer ante representantes europeos lo que esto supondrá. «España ha dado un paso más en la violación de los derechos humanos, y el juicio será pronto en el Tribunal Supremo: 25 líderes del gobierno catalán, partidos políticos y organizaciones de base están acusados de los delitos confabulados de rebelión y sedición», alertó.

Representando a Ómnium Cultural, Elena Jiménez incidió en que estamos ante una cuestión que va más allá del debate sobre independencia sí o no: «Hay gente que sin ser independentista está a favor del derecho a decidir», señaló. En este punto, defendió que la difícil situación que atraviesa Catalunya requiere ser abordada a través de la negociación política.

En sintonía con la denuncia de represión que realizó Paluzie, Jiménez hizo una analogía con los primeros años de Òmnium, que comenzó su andadura en la clandestinidad en plena dictadura franquista. Y recordó que a día de hoy, su presidente, Jordi Cuixart, está en prisión preventiva «por un crimen de rebelión inexistente». «No se puede tener a gente prisión por su ideas, por organizar un referéndum, por organizar movilizaciones pacíficas contra el gobierno…. Eso no puede llamarse democracia», apostilló.

 

Eskozia, Faroeak eta Kaledonia Berria, txaponaren beste aldeak

Autodeterminazio eskubidea aitortua duten eta erreferendumaren inguruan lanean diharduten hiru kasu aztertu zituzten bigarren atalean Eskoziako, Faroe uharteetako eta Kaledonia Berriko ordezkariekin. Robin McAlpine Common Weal aditu taldekoa da, Eskozian berdintasun ekonomiko eta soziala bultzatzen duena, eta berak demokrazian sakontzeko beharra aldarrikatu zuen. Hori da, bere ustez, Europar Batasunak duen erronka nagusietako bat, eta bide horretan konpromisoak hartzera deitu zuen: «Estaturik gabeko nazio guztiekin lan egin beharra dugu, gure kideen ahotsa Europar Batasuneko erakundeetara eramanez». Faroe uharteetako ordezkari gisa Magni Arge Independentziaren Aldeko Alderdiko kideak hitz egin zuen: «Konstituzioak dio Danimarkako Parlamentuak autodeterminazio eskubidea onartu behar duela. Gure borondatea betetzeko obligazio morala dute», aldarrikatu zuen. Kaledonia Berriaren kasuaz Mickael Forrest FLNKS alderdiko kidea mintzatu zen: «Independentziak lehentasuna izan behar du, justiziagatik, iraganeko koloniek egindako bideari jarraituz. Gure burujabetza berreskuratu nahi dugu». I.O.

 

«Suspenso» al Estado español y petición de revisar los marcos

El tercer panel trató sobre el derecho a la libre determinación en el marco de la UE. Carlos Villán, ex miembro de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y Fernando Burgés, Gerente de la Organización de Naciones y Pueblos No Representados, coincidieron en destacar que es un derecho fundamental y criticaron la actuación de Madrid. Villán contradijo las palabras del ministro de Exteriores, Josep Borrell, a quien atribuyó una «ignorancia supina» del derecho internacional y aseguró que la libre determinación es «un principio básico que recoge ONU. Un derecho inalienable e inderogable, de todos los pueblos. Sin distinción. ¿Como es posible que el ministro siga afirmando que el derecho a libre determinación no existe?», declaró para acabar poniendo un «suspenso» al Estado español. Burgés afirmó que la autodeterminación «es un tema subversivo en política internacional. Es un principio visto por ONU, no es un derecho vinculante. No hay sanciones efectivas si no se cumplen. Ojalá fuera visto como un derecho fundamental».I.O.

DECLARACIONES

«No se puede tener a gente prisión por su ideas, por organizar un referéndum o movilizaciones pacíficas...»

ELENA JIMÉNEZ

Òmniun Cultural

 

«La negación del derecho a celebrar un referéndum es en sí misma una grave violación de la democracia»

ELISENDA PALUZIE

Presidenta de ANC

 

«No encontrar a nadie al otro lado de la mesa no puede hacernos pensar que este acuerdo resulta inane»

MADDALEN IRIARTE

Portavoz parlamentaria de EH Bildu

 

«El camino será largo, nos requerirá un compromiso serio y definir la dirección y los pasos a dar»

JOSEBA EGIBAR

Portavoz parlamentario del PNV