2018/11/08

La familia se siente «dolida» con la fiscal, que sigue sin observar delito

En la penúltima sesión del juicio por la muerte de Iñigo Cabacas todas las partes mantuvieron sus conclusiones, de modo que la Fiscalía insiste en que no hubo delito en aquella carga. La madre y el padre del joven de Basauri, cuya abogada pide cuatro años de cárcel para cada ertzaina acusado, criticaron la actitud de la fiscal Pilar Giménez.

Iker BIZKARGUENAGA|BILBO
1108_eg_fiskala

Ha pasado casi un mes desde el inicio del juicio por la muerte de Iñigo Cabacas, once sesiones que han servido para arrojar luz a lo que ocurrió aquella noche pero no para que la Fiscalía cambiara de parecer. Ayer las partes elevaron a definitivas sus conclusiones y la representante del Ministerio Público siguió en sus trece: no ve delito en la carga que mató a «Pitu».

Había expectación por ver qué decía la fiscal Pilar Giménez después de escuchar a testigos y peritos, pero tampoco causó sorpresa que confirmara su posición de partida, ya que en toda la causa la Fiscalía ha mostrado una actitud apática, indolente, y más cercana a las defensas que a la acusación. Su relato de los hechos apenas ocupa once líneas.

Por ello, a la salida del juzgado, la madre y el padre de Iñigo Cabacas no ahorraron críticas. «Nos ha humillado como padres, nos ha denigrado», censuró Fina Liceranzu, mientras Manu Cabacas afirmó que estaban «muy dolidos» con su proceder. «Que después de todo lo que se ha oído siga manteniendo que no hay delito y que pida la absolución es increíble», dijo el padre de Iñigo, añadiendo que «jamás olvidaremos esa actitud».

Antes, la jornada empezó con la declaración de varios policías que afirmaron que la muerte pudo haberse producido por un disparo directo o de rebote, pues en ambos casos la pelota llevaría energía suficiente para causar tal daño, y explicaron que con un pelotero no se puede hacer un tiro preciso, ya que a partir de los diez metros su recorrido es «errático». Estas palabras parecen reforzar la acusación de homicidio imprudente, pues los ertzainas dispararon recto y se ve que sin control contra la multitud de la plaza.

 

«Es increíble que alguien creyera adecuado disparar ahí»

«Me parece increíble que alguien creyera que era adecuado disparar en un lugar como ese. Me deja atónito». Estas palabras las dijo ayer John Finnie, expolicía escocés que ejerce de diputado del Scottish Green Party. Ayer, igual que el martes, estuvo en el juicio por la muerte de Iñigo Cabacas, y tras hacer declaraciones a los medios junto a las decenas de personas concentradas frente a la Audiencia departió con GARA en un receso. Conoce los detalles del caso, y de hecho ha visitado el lugar donde cayó abatido el joven, y por ello insistió en su estupefacción por que alguien ordenara cargar en el callejón.

Finnie, que ha ejerció como oficial de Policía durante tres décadas, valoró que en Escocia «no habría sido posible una cosa así», y explicó que el tipo de proyectiles que acabaron con la vida de Iñigo Cabacas «jamás se utilizan en situaciones de orden público», sino en casos muy excepcionales y «como alternativa no letal a incidentes en los que hay armas de fuego». Desde luego, el modelo por el que se rige la Policía en su país difiere del que se aplica en el nuestro, pues allí los agentes «están entrenados para actuar con las palabras, con el lenguaje corporal, con las manos» y también si es necesario «con la porra, un espray o incluso un taser», pero evitando armas con efectos letales, y siempre con proporcionalidad. Añadió además que cada vez que un agente usa un arma se abre una investigación interna y en una comisión independiente.

El parlamentario escocés, que el lunes intervino en la Cámara de Gasteiz ante la Comisión de Seguridad en el contexto de la revisión de la Ley de Policía, destacó la vocación de «servicio público» que tiene la Policía escocesa, para la que «es muy importante ganarse la confianza de la ciudadanía», y donde menos del 3% de los 17.234 agentes lleva armas, siendo además policías específicamente entrenados para ello.

También se refirió al escenario abierto en Euskal Herria tras el fin de ETA, y confió en que sea aprovechado para cambiar el sistema. «La sociedad debe ser consultada sobre qué modelo policial quiere», sostuvo Finnie, quien calificó de «tragedia» la muerte de «Pitu».I.B.

CUIDADO EXTREMO


Uno de los peritos dijo que «todo profesional que utilice un arma, también de este tipo, debe tener un cuidado extremo en cualquier circunstancia», pues «conoce su peligrosidad y debe actuar en consecuencia». Nada que ver con disparar de frente contra cientos de personas en un callejón.