2018/11/09

CAF recurre el fallo sobre Tolosa y el comité le pide un cambio de actitud

La dirección de CAF ha recurrido la sentencia del TSJPV que reconoce que el fallecimiento de Celestino Tolosa se debió al amianto inhalado mientras trabajaba en la empresa ferroviaria. La familia siente rabia y enfado por esta actitud, aunque considera que ya ha ganado.

Maider IANTZI|BEASAIN
1109_eko_caf

Cuando estaba a punto de concluir el plazo, la dirección de CAF presentó un recurso al fallo del TSJPV que concluye que Celestino Tolosa murió a causa de una asbestosis derivada del amianto inhalado durante años mientras soldaba en la empresa ferroviaria. «CAF no asume esta sentencia –indicó la hija de Celestino, Otsanda–. Nosotras tenemos claro que ya hemos ganado con este fallo y con todo lo que se ha difundido el tema».

Otsanda Tolosa y Kontxi Urbieta, viuda de Celestino, están muy satisfechas con lo que han logrado. «Pero es verdad que pensábamos cerrar un capítulo y el recurso de CAF nos alargará el camino. Nos han comentado que deberemos esperar entre seis meses y un año hasta conocer la sentencia de Madrid».

La empresa, en lugar de reconocer el daño causado y ayudar en la reparación moral que le pide la familia, «alarga el proceso aún más», por lo que Urbieta y Tolosa sienten rabia y enfado.

La postura de los comités de CAF de Beasain e Irun es bien diferente: «Queremos mostrar nuestra solidaridad con la familia de Celestino y denunciar una vez más la actitud de la dirección de CAF», destacaron en una nota. «Queremos recordar que ya el 28 de abril, en el homenaje realizado a los compañeros fallecidos por el amianto, hicimos una petición directa a la dirección: que a los trabajadores que estuvieron expuestos al amianto se les considere como víctimas de una enfermedad profesional, se les reconozca el daño causado por trabajar con el amianto y se les indemnice, sin necesidad de iniciar ningún trámite judicial, para que el afectado o la afectada y sus familias no tengan más sufrimientos añadidos».

Los trabajadores pidieron a la dirección un cambio de actitud y «que sea consecuente ante la parte de culpa que le recae ante este genocidio laboral».

«Se merece un rechazo social»

El recurso de CAF se basa en el hecho de que «tras trasplantarle los pulmones desapareció la asbestosis y la enfermedad profesional de Celestino Tolosa».

La asociación Asviamie tilda de «inhumana y contraria a los derechos humanos» esta actitud «burlesca» de la dirección de la empresa hacia las víctimas del amianto, que, «lejos de pedir perdón, multiplica su sufrimiento». Considera que esto merece «un masivo y unánime rechazo social».