2019/01/27

La fatalidad le hace otra peineta a los donostiarras

Un palmeo de Vázquez llevó el duelo a la prórroga y dos pérdidas de Gaizka Maiza fueron claves para caer.

Arnaitz GORRITI
0127_kir_fede

DELTECO GBC 73

TECNYCONTA ZARAGOZA 78


Poco se le puede reprochar a Delteco Gipuzkoa Basket, que empieza la segunda vuelta como acabó la primera. Nadie hay quien pueda evitar el 3-15 de su balance, después de que Tecnyconta Zaragoza se llevase en la prórroga un partido que decantaron Fran Vázquez y, otra vez, la maldita fatalidad.

Porque si no es la fatalidad, no hay quien lo explique. Fue un partido de más emoción que calidad, pero en el que Gipuzkoa Basket lo dio todo, en buena medida gracias al partidazo que se marcó Gaizka Maiza –Jorge Gutiérrez ni saltó al campo, ni se le echó de menos–, pero que fue protagonista de dos pérdidas clave en el tiempo extra. Pero a falta de 20 segundos, un palmeo de Bobrov parecía suponer el destino feliz de un partido lleno de altibajos, pero en el que los donostiarras jamás se vinieron abajo. Más aún cuando en el siguiente ataque Seibutis erró la bandeja; ahí estaba, empero, un imperial Fran Vázquez, noveno máximo reboteador histórico de la ACB –superando al exbaskonista Larry Micheaux– para palmear y poner el definitivo empate a 65 a 2,5 segundos.

Definitivo, sí, pero no tan cruel como lo que acaeció después. Tras el tiempo muerto de rigor, Nevels pudo penetrar a canasta solo, sin que Fran Vázquez lo parara en falta, incomprensible decisión porque los maños no estaban en bonus. La bandeja del escolta norteamericano dio en el tablero, golpeó después en el aro... pero para colmo de los 2.011 valientes que ayer no silbaron a su equipo, no entró. Otra prórroga, otra victoria que, caprichosa, cruel y burlona, se escurría de entre los dedos.

La puntilla de Okoye

La lesión de Bo McCalebb en el primer cuarto mediatizó el juego de los de Fisac. Sin el faro del nacionalizado macedonio, el ataque aragonés era espeso, aunque tenía su tabla de salvación en los triples y el rebote, con Radovic y Fran Vázquez como continua pesadilla de los de Sergio Valdeolmillos.

Tras el 30-33 del descanso, Tecnyconta Zaragoza pareció escaparse cuando se fue 30-41, pero GBC, de la mano de Maiza, Sekulic y Nevels, retornó. Volvió a cada golpe, sobre todo desde una fuerte defensa, y aun cuando llegó la prórroga, no se vino abajo y se adelantó 70-67.

Sin embargo, Stan Okoye, negado hasta ese momento, tuvo que asomar en el tiempo extra. Anotó 8 de sus 12 puntos en los tres minutos finales, infalible desde la línea de tiros libres, dando vida a un Tecnyconta Zaragoza que resoplaba con la remontada sin su líder.

Solo faltaba que Seibutis y Alocén le birlaran sendos pases al bueno de Gaizka Maiza, a quien la fatalidad le hizo una peineta poco respetuosa. Fueron dos pérdidas que supusieron cuatro puntos fáciles para los de Fisac, que llevaron a un desenlace injusto y cruel a los donostiarras, porque ven que no pueden ganar ni cuando hacen los méritos para ello.

RECIBIMIENTOS


Fue curioso el contraste de recibimientos a los entrenadores en las presentaciones. Porfi Fisac fue recibido entre aplausos, mientras que Sergio Valdeomillos fue silbado por la afición.