2019/01/29

Martin Garitano
Periodista
En Venezuela se retratan

Los graves acontecimientos que se viven en Venezuela en las últimas semanas y los que están por venir, se alzan como un espejo en el que todo el mundo se refleja, como una cámara ante la que todas y todos se retratan. También la comunidad vasca. Y en los anales de la historia escrita con mayúsculas el nuestro será un papel triste. Y dirán que los vascos fueron de la mano del bufón que se autoerigió en presidente de los venezolanos apuntalado por las bayonetas del imperio yankee, de las multinacionales que esquilman a los pueblos, del gran payaso Trump.

Contarán que los vascos que emigraron a aquella tierra fecunda y acogedora se aliaron con las fuerzas más reaccionarias del planeta para nutrir las filas de los lacayos del capitalismo más feroz, el que condena a la pobreza a la mayoría, para cambiar por espejuelos y cuentas de colores las riquezas y los recursos naturales.

No es una situación novedosa. También así se escribió en los días aciagos de Chile, cuando nuestros compatriotas allí afincados colaboraron con los asesinos de Allende.

No todos los vascos podemos quedarnos pasmados a la vista de lo que se prepara, la rebelión de los felones. No todos podemos vocear que el chavismo es indecente.

Desde el sentimiento el internacionalismo sincero, desde el pensamiento de la izquierda es urgente actuar en solidaridad con el pueblo venezolano en estos días de zozobra. El espectáculo penoso de Anasagasti, megáfono en mano arengando a nadie en Bilbo o la patética declaración del PNV dando órdenes al Gobierno legítimo de Venezuela para que se rinda de inmediato no puede ser el retrato de nuestro pueblo en esta página de la historia.