2019/02/11

Que el lunes sea menos lunes

El último partido de Mendizorrotza se disputó hace dos lunes frente al Rayo Vallecano, que fue el primer rival que ganó en Gasteiz.

Ane URKIRI ANSOLA
0211_kir_alaves

ALAVÉS-LEVANTE

Esto parece el día de la marmota. Otro lunes con fútbol, y otro lunes en el que está involucrado un equipo vasco; el Alavés, para ser más exactos. Los babazorros han disputado entre semana tres de las últimas cuatro jornadas, contabilizando la jornada de hoy −uno un viernes y dos el lunes− y en las dos anteriores terminó el encuentro sin haber sumado ningún punto. Por ello, y para que no se repita la misma historia, Iraultza 1921 ha reinvindicado su total malestar con estos horarios mediante un cartel de lo más original, en el que figura la muerte «del fútbol». Además del llamativo afiche, la peña albiazul ha pedido que todos aquellos que vayan al estadio acudan vestidos de negro y que no ingresen a Mendizorrotza durante los primeros cinco minutos −una acción que están repitiendo en todos los partidos de los lunes−. Habrá funeral y todo, y piden la colaboración de toda la familia babazorra. 

Y es que el fútbol necesita reivindicación y el Glorioso necesita a una afición involucrada para remontar la mala racha en la que está sumergido. Cuatro jornadas sin ganar es la trayectoria actual de un Deportivo Alavés que ve cómo le están comiendo la diferencia equipos que hasta hace poco parecían lejanos. El Levante –por poner un ejemplo y porque es el rival de esta noche– puede quedarse a tan solo dos puntos en el supuesto caso de ganar en Mendizorrotza. La última victoria del Alavés fue hace ya más de 30 días. Un tiempo demasiado largo para un Glorioso que en la primera vuelta malacostumbró a su afición. Hasta hace dos jornadas estaba cómodamente en el quinto puesto, sin apenas amenaza; y ahora es séptimo clasificado y no ha sumado ningún punto desde el 12 de enero, desde hace prácticamente un mes.

Su rival de hoy llega a Mendizorrotza con casi idéntica trayectoria si tenemos en cuenta los partidos de la Copa. Es decir, el Levante ha conseguido un empate y una victoria en los últimos cinco partidos. En lo que se refiere a la competición regular mejora esa estadística con un empate en lugar de una derrota. Por tanto, parece haber llegado a su fin la peor racha de los granotas. En el mes de diciembre, con un punto de doce posibles, descendió del sexto puesto hasta el duodécimo. Ahora, los levantinos son decimoterceros y una victoria les puede alzar al décimo puesto.

Precisamente, fue el Levante de Paco López quien cortó la racha de cinco partidos sin perder que encadenó Abelardo Fernández nada más comenzar la competición. La derrota frente al Barcelona en la primera jornada liguera no fue más que un tropiezo lógico a la vista de los dos empates y de las tres victorias que sumaron los gasteiztarras.  

Dos victorias en 22 años

Dicho triunfo les sirvió a los granotas para mejorar su estadística de los enfrentamientos directos con el Alavés. Fue su segunda victoria que cosechaba frente al Glorioso desde 1996, año en el que se fraguó el que hasta entonces era último triunfo del Levante frente al conjunto babazorro.

En las últimas veintidos temporadas se han enfrentado once veces, de las cuales siete terminaron con un resultado favorable para el Alavés −tres de ellos en Mendizorrotza−. El fortín de Gasteiz es menos fortín desde que venciese el Rayo Vallecano hace dos lunes y los de Abelardo quieren volver a la senda de la victoria ante su afición que empujó en los momentos duros de la temporada pasada y disfrutó de la gloriosa trayectoría que ha firmado su equipo en la primera vuelta. 

Volver a marcar es la premisa de un equipo en el que se prevé el debut de Takashi Inui.  

CINCO MINUTOS


Iraultza 1921 ha pedido a todos los aficionados que no ingresen al estadio en los primeros cinco minutos para reflejar el rechazo a los partidos de los lunes, los cuales están convirtiendo los estadios «en un cementerio».