2019/02/12

Con Balenziaga, a la guerra

«Nunca te va a dejar tirado», ensalzó Gaizka Garitano el compromiso del lateral de Zumarraga, que volvió a vérselas con Messi

Joseba VIVANCO
0212_kir_athletic

Jugadores a sus posiciones. En la plantilla de ambos onces, sendos dorsales ‘22’ en cada equipo. De un lado, Raúl García; de otro, Arturo Vidal. Solo faltaba que en medio de ambos se hubiera colado el campeonísimo Kerman Lejarraga para que uno confundiera el partido en San Mamés con una secuela de ‘‘Los Mercenarios’’. Pero al otro lado, en la banda contraria, el encuentro en ciernes esbozaba un particular duelo no de testosterona ni de galones, sino un desafío alejado de los focos pero con alguna que otra cuita pendiente, como aquella de hace tres años en la final copera que enfrentó a ambos rivales en el Camp Nou. Esa noche, Mikel Balenziaga fue la sombra de Leo Messi durante 93 inacabables y tortuosos minutos, en los que el de Zumarraga trató, con más fe que San Pedro caminando sobre las aguas, de hacer lo imposible, frenar al ‘10’ argentino, que enrabietado firmó uno de esos goles que repiten una y otra vez en televisión y donde tú, sales a su lado.

A un lado del campo, este domingo noche, Balenziaga y Messi volvían a estar frente a frente. Ocho veces, con la de anteayer, se han visto ambos las caras en Liga. Gaizka Garitano lo confirmaría luego en sala de prensa, lateral izquierdo rojiblanco para el ‘expreso del Urola’ con la misión de frenar al astro azulgrana. El escritor J.M.Coetzee afirmaba que «las cicatrices son sitios por donde el alma ha intentado marcharse y ha sido obligada a volver, ha sido encerrada, cosida dentro». Leo Messi es esa pequeña cicatriz que tiene tatuada Balenziaga.

Ahí estaban, frente a frente de nuevo, el trilero blaugrana frente al legionario rojiblanco. «El fútbol no es para bailarinas», replicó el ‘duro’ Claudio Gentile tras ‘coser’ literalmente a patadas –23 faltas– a Diego Armando Maradona en aquel choque del Mundial ´82 en Sarriá. Como dijo José Albrecht, jugador argentino en Inglaterra´96 sobre una severa entrada al alemán Weber: «Quería saber cómo era un alemán por dentro». Mikel Balenziaga no es de esos. No es de patadas. Mikel pide perdón y le da la mano al rival para que se incorpore. Menos a Leo. Mikel se aplaude a sí mismo. Y a los demás. Y si no, lo hace la grada más cercana en esa jugada en la que persigue lo imposible y lo logra, robarle el balón a Messi.

Era el minuto 20 de partido. Solo dos antes, el rosarino le había ‘tirado’ un caño. Hasta el minuto 36 no se volverían a cruzar, con el azulgrana más centrado y Balenziaga a varios metros de distancia, intercalado entre Iñigo y Yuri. El único chut del ‘10’ a las manos de Herrerín, con el de Zumarraga de testigo. Antes del descanso, acción salvadora de un siempre atento ‘Balentzi’, rebañando un centro de Semedo a Messi, que aguardaba con el diente afilado en el balcón del área grande. Providencial.

Hasta el minuto 59 el defensor rojiblanco no cometió la primera falta sobre Messi. Un minuto después, la segunda, por empujón, lo que provocó la petición de cartulina del argentino por reiteración. En el 87, la tercera y última. Sus destinos no se cruzaron tanto, no había marcaje al hombre sino en zona, pero cuando tocó, el guipuzcoano estuvo ahí. El carril izquierdo bilbaino permaneció cerrado a cal y canto, como un kiosko a las cinco de la tarde. Si Mikel cumplía con creces, lo mismo se puede decir de su compañero más adelantado, un Berchiche que, en el día de su cumpleaños, las tuvo tiesas en su duelo en ‘OK Corral’ con Sergi Roberto.

No el mejor, sí el más adecuado

No perder ni por una brizna la concentración es clave para un futbolista durante un partido. Y Mikel nunca se distrae. Es como un perro de presa. Deja los focos y el glamour para los demás, para Williams o Muniain, incluso los arrestos de raza y gallardía para los Yeray e Iñigo. Él, a lo suyo. Decía el coaching Imanol Ibarrondo que «no hace falta que seas ‘el mejor’, tan solo necesitas hacer sentir a las personas o equipos con los que quieras trabajar que eres ‘el más adecuado’... y que te esforzarás para ser, cada día, un poco mejor». Ese es Mikel Balenziaga. Lo marcó cuando tocó, no se despistó, se vació y al final del choque, la estadística decía que era el primer partido desde setiembre en el que Messi ni asistía ni anotaba. Parte del mérito residía en este tipo silencioso, generoso, tenaz, que habla en el verde y que no será el mejor, pero sí uno de los más adecuados.

Al final del duelo, el entrenador rojiblanco fue preguntado por la actuación del guipuzcoano. Su respuesta dejó bien a las claras lo que representa el lateral zurdo en este Athletic: «Con Balenziaga y Susaeta puedes ir al final del mundo, nunca te van a dejar tirado, lo que les mandas lo van a hacer. Balenziaga es fiable siempre que juega, un 10». Como definía Marcelo Bielsa a Carlos Gurpegi, quizá no te dé ochos ni nueves, pero tampoco cuatros. Siempre aprueba. Como Mikel Balenziaga. Dale una misión y será John Cassavetes encarnando a ‘Franki’ en ‘‘Doce del patíbulo’’, en su diálogo con Lee Marvin, el comandante Reisman: –«Disparen a todos los oficiales que vean allí. –¿Nuestros o de ellos? –Empiecen por los de ellos, si no les importa». Balenziaga, siempre en mi equipo.

575 entradas a la venta en Ipurua

El Eibar pone hoy a la venta en las oficinas de Ipurua las 575 entradas enviadas por el Athletic para el partido que se disputará en San Mamés el sábado 23 de febrero, a las 20.45. El precio de venta de las localidades, que dan acceso a la zona visitante (Tribuna Sur Alta), es de 45 euros. Las entradas estarán disponibles hasta el 21 de febrero, en horario de mañana y tarde. Del total de localidades, 375 están reservadas para aficionados que hayan adquirido con antelación el billete de autobús para viajar con Viajes Premier, agencia oficial del club armero.

Antes de verse las caras en un nuevo derbi vasco, el Athletic viajará este lunes a Huesca, en tanto los armeros recibirán este mismo viernes al siempre incómodo Getafe de Pepe Bordalás. Los bilbainos recuperarán para ese partido ante el Eibar a Dani García y De Marcos, que serán baja ante los oscenses por las tarjetas vistas ante los culés. Tres puntos separan ahora mismo a Athletic y Eibar.J.V.