2019/03/04

Montenegro y Alto del Pando

Para hacer viajes especiales no hay que ir muy lejos

gara, donostia
0304_ibiliz_1

Con vuestro próximo Ibiliz, ¿os gustaría poder acabar viajando a Montenegro? Si la respuesta es positiva, vuestros deseos se harán ahora mismo realidad. He aquí un recorrido que os dejará en la mismísima cumbre de Montenegro. Naturalmente, no se trata del país, pero estoy seguro de que esta excursión la vais a disfrutar tanto o más que un viaje a la nación balcánica.

Aparte de esto, esta excursión os permitirá subir al Alto del Pando, también puntuable. Como colofón, gracias a este recorrido, podréis visitar el conjunto histórico monumental de la localidad de Artziniega. Os recomiendo, especialmente, el Santuario de Nuestra Señora de la Encina. La guinda del pastel la ponen unas pozas situadas en el río Artziniega, ideales para darse un chapuzón después de un caluroso día de verano.

Desde Gordeliz continuaremos por la estrecha y tranquila carretera hacia Retes de Tudela. En una cerrada curva a izquierdas, justo antes de llegar al adosado casco histórico de dicha localidad, sale una pista asfaltada a la derecha, la cogeremos. Pronto, llegaremos a un cruce de pistas en el que giraremos a la derecha. Por esta nueva pista llegaremos a otro nuevo cruce, donde repetiremos la jugada anterior, esto es, de nuevo a la derecha hasta salir al filo de la montaña. Simplemente nos resta continuar por todo el filo de la montaña, disfrutando de las vistas, para llegar, sin pérdida, al Montenegro (692 m).

Justo en la misma cumbre, nace un sendero que, poco a poco, tuerce a la derecha hasta acabar en el cortafuegos que forman unas líneas de Alta Tensión. El tramo desde la cumbre hasta el cortafuegos es el más peligroso de toda la ruta. Ya que es muy empinado y, en algunos tramos, deberemos de ayudarnos de las manos para progresar. Una vez en el cortafuegos, bajaremos por un difuso sendero que se forma en el mismo cortafuegos. Casi al final, deberemos hacer dos saltos de langa, saliendo así a la carretera.

En la carretera nace una pista asfaltada que sigue descendiendo hacia el norte. Esta se acerca cada vez más y más a nuestro siguiente objetivo, el Alto del Pando. Al poco, llegaremos a un collado, donde se encuentran dos caseríos llamados “El Palacio”. A partir de este punto, la pista deja de estar asfaltada y empieza a ganar altura. Sin salirnos en ninguna de sus ramificaciones, avanzaremos hasta llegar al filo oeste del Alto del Pando. Solo nos resta continuar por la pista que va por el mismo filo. Un último tramo de sendero nos dejará en el Alto del Pando (553 m).

Desde la misma cumbre nace un sendero que va por todo el filo. Pronto, este se convierte en pista. Casi al final, la pista se sale del filo y gira a la derecha hasta llegar a un cruce de pistas. Nosotros seguiremos recto, obviando los desvíos a izquierda y derecha, acabando así en un río. En dicho río giraremos a la derecha y lo cruzaremos. Inmediatamente, aparece un caserío, donde nace una pista. Seguiremos dicha pista, remontando así la vaguada del río para acabar en la carretera principal, justo a la altura del letrero de entrada a Artziniega.

Cuando sale un día de esos en los que el sol golpea duro, nada mejor que terminar la excursión con un buen chapuzón en las pozas que os he comentado al principio. A ellas se llega, siguiendo una pista asfaltada que va paralela a la carretera A-2602, durante más o menos un kilómetro desde el último bloque de casas del pueblo de Artziniega. El agua está muy fría, pero os va a dejar como nuevos.