2019/05/15

Mertxe Larunbe y Sebastián Rosino
Sasoia
Frente a un nuevo juicio farsa: movilización
Desde el poder siguen buscando más castigo; ahora se meten con los abogados de presos vascos, con defensores de los derechos de presos políticos

Pretenden juzgar y condenar a 47 vascos y vascas a cumplir 601 años de cárcel en un juicio que dará comienzo el 16 de septiembre. El «terrible crimen» de esas 47 personas, muchas de ellas abogadas, es haberse movilizado en defensa de los derechos de las personas presas.

El tribunal ante el que tienen que comparecer es un tribunal especial que nada entiende de justicia, pero sí mucho de venganza. Este tribunal es la llamada Audiencia Nacional, que es sucesor del TOP franquista y cuyo objetivo es castigar la disidencia, a quien no piensa como ellos, para que obedezcan siempre y no se salgan del camino que ellos marcan. Este tribunal es la antítesis de la justicia.

Cualquiera que lea la prensa se preguntará cómo es posible que se esté juzgando a políticos catalanes por haber promovido un referéndum, por haber facilitado que dos millones de personas de Cataluña pudieran votar y expresar sus preferencias, tal como habían prometido en la campaña electoral. Pues porque los tribunales especiales no juzgan, simplemente condenan y encarcelan.

Cualquier persona que viva en Navarra no entenderá que unos jóvenes de Altsasu lleven más de dos años de cárcel por una pelea de bar en una noche de feria; aquí nunca han sido considerados como un peligro, sino todo lo contrario, han concitado en su apoyo la mayor manifestación jamás conocida en Navarra.

Pero desde el poder siguen buscando más castigo; ahora se meten con los abogados de presos vascos, con defensores de los derechos de presos políticos. El sistema político hace aguas con la Constitución al frente y para seguir mandando, para seguir imponiendo su régimen, para que la casta siga imponiéndose, utilizan el aparato judicial.

Si hoy se atreven a encarcelar a los jóvenes de Altsasu, si meten en chirona a los políticos catalanes y si se atreven a privar de la libertad y de su empleo a los abogados y solidarios con los presos, nadie puede estar seguro. Mañana vendrán a por cualquiera.

La democracia en el Estado español es de ínfima calidad. Se castiga la libertad, se castiga el pensar, se castiga el discrepar, se castiga la solidaridad. Se inventan historias que no se tienen de pie y se intenta atemorizar a la población.

Una vez más, la ciudadanía navarra, sabremos responder a estos ataques; nos movilizaremos, defenderemos la democracia. Echaremos de Euskal Herria a los tribunales especiales. No podemos permitir que se llenen las cárceles con abogadas que vienen defendiendo a presos y presas vascas.

Desde Sasoia os convocamos a una manifestación el jueves 16 de mayo a las 12 del mediodía en Carlos III, frente a la Diputación, para gritar bien fuerte «no a los juicios farsa», «presoak etxera».