2019/06/09

Protestas antimilitaristas en respuesta a las puertas abiertas en cuarteles vascos

En Donostia Bake-Ekintza hizo hincapié en la necesidad de recuperar el espacio de los cuarteles de Loiola, y en Gasteiz colectivos de Abetxuku reclamaron que el gasto militar se destine a fines sociales.

GARA|GASTEIZ
0609_eh_loiola

Colectivos antimilitaristas se concentraron ayer frente a los cuarteles de Loiola y a la base militar de Araka, que, al igual que el acuartelamiento de Mungia, celebraron una jornada de puertas abiertas con motivo del “Día de las Fuerzas Armadas”. Una efeméride que, curiosamente, tuvo lugar el 1 de junio, hace ya una semana.

En Donostia, Bake-Ekintza denunció que se organice una jornada de puertas abiertas en Loiola «cuando es el Ministerio de Defensa el que está bloqueando la posibilidad de que Donostia pueda desarrollarse en la vega del Urumea». «El Ministerio de Defensa pone como condición para abandonar Loiola que el Ayuntamiento asuma todo el coste de la construcción de un nuevo cuartel, cantidad cercana a los 100 millones de euros. En consecuencia, todo el diseño urbanístico estaría condicionado a satisfacer las condiciones económicas impuestas por el Ejército: la necesidad de más o menos viviendas, el espacio para las zonas verdes, culturales o deportivas, las soluciones al tráfico, el número de viviendas de protección social y el precio de las viviendas libres….», censuró. Y se preguntó si tras las reticencias del Gobierno español no se esconde «una operación para dar un pelotazo urbanístico en toda regla».

«Si fuera este el caso, lo más increíble sería que es la propia Administración pública, el Gobierno estatal, el que pretende sacar rentabilidad del espacio público donde se sitúa el cuartel; esto es, que es un Ministerio público quién está especulando con las necesidades de la ciudad y la ciudadanía», apuntó antes de señalar que «somos muy conscientes de que si el propietario de este espacio de Loiola fuese el Ministerio de Agricultura español, el de Sanidad o Instituciones Penitenciarias, como en el caso de Martutene, hace tiempo que se hubiera llegado a un acuerdo».

El grupo antimilitarista recordó que «es mayoritario en la sociedad donostiarra el deseo de que en esta parte del Urumea que actualmente ocupa el cuartel se dé respuesta a las necesidades de vivienda, de equipamientos sociales, culturales o deportivos o disfrute del medio ambiente».

Contra el gasto militar

En Gasteiz, Mikelin 2019, Abetxuko y Ekoherri-Biziherri pidieron que el gasto militar se destine a fines sociales, y reclamaron la creación de un parque natural en los terrenos ocupados por la base militar de Araka, donde ayer se pudo ver a niños y niñas subidos a carros de combate.

Los menores fueron instruidos en ametralladoras y fusiles como los que se usan en conflictos armados. Maquinaria de guerra decorada con cruces y banderas españolas.

MEDIDAS DE PAZ


Bake-Ekintza propuso tres medidas para «avanzar en la consecución de un mundo sin guerras»: la transformación de la industria armamentística vasca, la atención a las personas refugiadas y el impulso a las finanzas éticas y la reducción del gasto militar.