2019/06/10

Castillos navarros en Bizkaia (8)Larrabetzu-Gaztelumendi-Arrizurigaina-Larrabetzu
Marko Sierra
0610_ibiliz_4

Antes de abordar la diferenciada comarca de Enkarterri, decido ahondar un poco más en la misma zona de Bizkaia de los últimos ibiliz, con el objetivo de localizar nuevos castillos navarros y a partir de ellos… lanzar nuevas propuestas de Ibiliz.

Entramos en cierto modo en el capítulo de las especulaciones (no hay restos evidentes), las cuales sin embargo se sostienen en cimientos sólidos, si contextualizamos dichos lugares en sus dimensiones espacio-temporales.

Por un lado tenemos, dos caminos de Santiago, que con sus ramificaciones, vertebraron el territorio que hoy denominamos Euskal Herria: el que se dirige hacia Errioxa y el que circula por la costa. Este último viene de la zona de Urdaibai y se dirige hacia Bilbo, pasando previamente por Larrabetzu (8º Ibiliz) y Galdakao (7º Ibiliz). La traza de este camino por Uria (casco urbano de Larrabetzu) es el inicio de este Ibiliz.

Por otro lado está la toponimia vasca, que como la amona vasca todo lo guarda, a la cual agradezco. El barrio de Gaztelu y Gaztelumendi son buenas muestras de ello.

Finalmente está la posición geo-estratégica del lugar, desde el que, pese a las repoblaciones forestales, se ofrecen visiones privilegiadas hacia los documentados y explorados castillos de Astxiki (3º Ibiliz) o Untzueta (6º Ibiliz). Sirvan estas líneas, para entender la elección del lugar y la propuesta de este Ibiliz.

Como decíamos antes, iniciamos este Ibiliz junto a Andra Mari, en sentido contrario al de los peregrinos y por Andra Mari Kalea, de gran belleza, sentimos que nos transportamos a otros tiempos. Así llegamos a Askatasunaren Plaza, donde un panel informa sobre diversos recorridos y que el ayuntamiento de Larrabetzu ha colocado para dar a conocer su municipio. Me refiero principalmente al PR BI 254 (marca blanquiamarilla).

Dejando el albergue de peregrinos a dcha, buscamos hacia el N, Gaztelumendi Kalea, la cual nos conducirá a la subida, apta para casi cualquier vehículo al barrio de Gaztelu. Por esta vía circulamos y ganamos altura buscando Loroño Auzoa, no sin antes pasar por nuevas ermitas y donde las señales de la PR amarillas conducen a Gaztelu.

Dejando este barrio a dcha, continúa el ascenso y en la primera bifurcación, giramos a la izda, para así llegar al cordal divisorio multidireccional. Será aquí donde giraremos a la izda, por la BI 3726 y donde al poco veremos un cartel de carretera cortada (en mal estado). Será cuando tomaremos la opción frontal y posteriormente la diestra, que por el borde superior de la repoblación rodeará la cima. Situados en su ladera septentrional, lanza un sendero que en 100 metros alcanza la cima de Gaztelumendi. (323m). El lugar ofrece vistas interesantes hacia Gorbeia y los alrededores muestran privilegiadas vistas privilegiadas a Mungia (N) y el Duranguesado (SE). En el lugar apenas quedan restos de la cruz franquista, demolida hace dos años.

Volvemos al citado cruce multidireccional ahora en descenso y una vez en él, proseguimos el cordal divisorio, por las trazas de un todo terreno, entre prados en dirección E. Estas trazas, nos llevan directamente a la cima de Goikogaina en cuestión de pocos minutos. ¿La panorámica? Excepcional.

Buscamos el camino más norteño y una vez en él, discurrimos siguiendo las marcas (GR y PR confluyen) que nos harán girar en dirección S hacia la construcción. Una vez en ella, encontramos una pista a izda, que visita la ermita de San Salbador, con detalle prerrománico en la ventana, que puede pasar inadvertida para el mendizale, hasta el punto de confundir esta ermita, con una borda más. Continuamos la traza principal junto a varias construcciones más, y tras giro brusco a izda, llegaremos a la carretera BI2713.

Al otro lado de la carretera, PR y GR descienden bruscamente hasta encontrar la perpendicular que corta nuestra traza. Entonces giramos bruscamente a dcha, para encontrar varias construcciones más y por el valle llegar a Elexalde, que atravesamos. Una vez sobrepasado Elexalde, 200m más adelante, haremos giro a la izda (PR sí, GR no) y mantendremos esta dirección unos minutos más, siempre atentos a la salida por la dcha de la PR, que con algunas curvas, busca y alcanza el fondo de valle, reconocible por el sonido de la erreka, la cual queda tras la pista-carretera.

En este cruce giramos a la izda (nos salimos de la PR) y circulamos varios centenares de metros más, dejando una construcción a la izda y un desvío a dcha. Esto es, seguimos al frente, junto a la erreka hasta que en la zona despejada nos situamos en la base de Arrizurigaina, cima puntuable del catálogo que nos disponemos a subir. La traza se empina y entre las repoblaciones jóvenes deja ramales tanto a izda. como a dcha. (los aviones que aterrizan en Loiu, pasaran por encima de nuestras cabezas).

Al rato, la subida gira a dcha y terminadas estas repoblaciones busca la cima de Arrizurigaina (381m). En realidad, la cima está 300 metros más adelante (si el estado de la masa forestal presenta mucho matorral, tomamos la traza de la pista que rodea la cima por el S la cual más tarde, se aproxima a la cima, pudiendo ser una buena alternativa). La cima, muy fácil de identificar, presenta un buzón y una cruz de 1952 y es la confluencia de los municipios de Larrabetzu al N, Zornotza al SE y Galdakao al SW.

Para iniciar el descenso discurrimos por el sendero occidental que desemboca al poco en una pista, y que ofrece repentinas vistas hacia la AP-8, obviando previamente un desvío oculto a dcha y otro evidente a izda. A unos 700m de la cima, giramos bruscamente a dcha, (parece que vamos en sentido opuesto) que al poco, desciende de manera valiente en trazado sinuoso, ahora a izda, que pasa bajo el tendido eléctrico y que busca el fondo del valle. Por el túnel habilitado bajo la carretera, alcanzamos el límite meridional del polígono industrial de Larrabetzu y dejando éste a dcha, llegamos a Uria, casco urbano de Larrabetzu, siendo fácil identificar Andra Mari, inicio y final de este Ibiliz.

INDICIOS


A falta de restos evidentes, varios indicios hacen pensar que esta zona albergó algún castillo: el camino de Santiago, la toponimia, la posición geoestratégica...