2019/06/11

Boris Johnson se lanza como favorito a la carrera por Downing Street

El exministro Boris Johnson ha lanzado su carrera para liderar el Partido Conservador y el Gobierno británico como favorito frente a otros nueve contendientes que ayer hicieron oficiales sus candidaturas con promesas de Brexit duro, negociación con la UE y bajadas de impuestos, salpicadas por confesiones sobre el consumo de drogas.

GARA|LONDRES
0611_mun_brexitona

El exministro pro-Brexit Boris Johnson ha comenzado su carrera para suceder a la primera ministra británica, Theresa May, presentado por prensa y analistas como el gran favorito entre las diez candidaturas conservadoras que se inscribieron ayer.

Ocho hombres y dos mujeres hicieron oficial su interés en dirigir el Partido conservador y reemplazar a May, que como estaba previsto dimitió el viernes de su cargo de jefa de la formación.

Quien venza accederá automáticamente a la Jefatura de Gobierno, que asume el máximo responsable del partido con una mayoría parlamentaria suficiente para gobernar.

El inquilino de Downing Street tendrá la delicada tarea de llevar a cabo la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, algo que Theresa May no consiguió, viéndose obligada a aplazar la fecha del Brexit, prevista inicialmente el 29 de marzo, al 31 de octubre.

Johnson augura a Gran Bretaña un porvenir radiante fuera de la UE, incluso con una salida sin acuerdo y que asegura va a negociar con dureza.

Salir sin pagar

En entrevista con el “Sunday Times”, amenazó incluso con no pagar la factura del Brexit pactada con la UE –de entre 40.000 y 45.000 millones de euros– si la UE no acepta mejores condiciones para su país, una postura difícil de encajar en Bruselas, que hace tiempo que ya ha dado por cerrada la negociación.

«No cumplir con sus obligaciones de pago es no respetar un compromiso internacional, equivalente a un default sobre su deuda soberana, con las consecuencias que conocemos», advirtió el domingo el entorno del presidente francés, Emmanuel Macron. Johnson prevé, asimismo, bajadas de impuestos para los británicos que ganan más de 50.000 libras (56.000 euros), una medida cuyo coste es estimado en 10.800 millones de euros por año, y que sería financiado en parte por dinero no pagado por el Gobierno en la eventualidad de un Brexit sin acuerdo, según el “Telegraph”. La reducción de impuestos es un punto común a varios del resto de candidatos.

Con la promesa de la intransigencia ante la UE , Boris Johnson se presenta como el único capaz de unir a los conservadores e impedir un desastre total para su partido, atacando a sus dos adversarios: el partido del Brexit, gran vencedor de las elecciones europeas, y el partido Laborista. Intenta así levantar un partido tory en graves dificultades: ocupó un humillante quinto lugar en las europeas de fines de mayo, y los sondeos ante las legislativas aseguran que ocuparía la cuarta posición, con solamente el 10% de votos. La supervivencia de la formación dependerá de la capacidad, o no, de su jefe de aplicar el Brexit.

Al lanzar su campaña ayer, dos de sus principales adversarios, el ministro de Medio Ambiente, Michael Gove, y el de Exteriores, Jeremy Hunt, destacaron su carácter «serio» frente a Johnson, del que se recuerdan las torpezas en que incurrió cuando dirigía la diplomacia británica.

El próximo líder de los conservadores deberá dominar «el arte de la negociación, no el arte de la retórica vacía», alegó Hunt, en apenas velada alusión a su rival.

Hunt dice estar «absolutamente seguro de que si adoptamos un buen enfoque sobre el tema, los europeos estarían dispuestos a negociar», basándose en una conversación que dice haber tenido con la canciller alemana, Angela Merkel. Además de Johnson, Hunt y Gove han anunciado su candidatura el exministro del Brexit Dominic Raab; el titular del Interior, Sajid Javid; la exlíder tory en los Comunes Andrea Leadsom; el ministro de Salud, Matt Hancock; el titular de Desarrollo Internacional, Rory Stewart; la antigua ministra de Trabajo y Pensiones Esther McVey y el exsecretario de Estado de Inmigración Mark Harper.

Raab también se encuentra entre los partidarios del Brexit duro y no descarta suspender el Parlamento si lo bloquea, mientras Gove está abierto a prorrogar la fecha de salida. Leadsom quiere un Brexit «radical pero bien gestionado» y McVey defiende una salida a toda costa. Los 27 han reiterado, sin embargo, que no modificarán el acuerdo de salida de la UE cerrado en noviembre entre Londres y Bruselas.

Drogas

Los intentos de Gove de presentarse como alternativa creíble podrían quedar frustrados tras reconocer que tomó cocaína hace más de 20 años. Abierta la polémica sobre el consumo de drogas, Hunt ha admitido que consumió una bebida de yogur con cannabis; Stewart, opio en una boda en Irán; Raab, McVey, Leadsom y Hanckcok, porros como estudiantes, mientras el resto niega haberlo hecho. Johnson dijo en 2007 que había fumado cannabis y consumido cocaína cuando era adolescente.

Los 313 diputados conservadores eliminarán a los candidatos que menos votos obtengan en una serie de votaciones, hasta que solo queden dos. Entonces corresponderá a los 160.000 miembros del partido designar al vencedor tras una serie de debates y mítines. Antes de finales de julio, el nuevo líder entrará en el 10 de Downing Street. Theresa May ejercerá en funciones hasta entonces.

ACUERDO POST-BREXIT CON COREA DEL SUR


Corea del Sur y Gran Bretaña han acordado firmar un tratado de libre comercio que mantenga las condiciones en sus intercambios tras el Brexit. Mantendrá sin tarifas arancelarias las exportaciones surcoreanas como vehículos o partes de automóviles.