2019/07/11

Estadounidense de 19 años, a la UCI cuatro horas después con hemorragias cerebrales
Ramón SOLA
0711_eh_encierro1

Dicen en Iruñea que la procesión no acaba hasta que pasa el último cura... y a la vista está que el encierro tampoco concluye con el parte médico de las 8.30. Aunque resulte surrealista –tanto como el mozo que el día 8 se negó a ser atendido de su puntazo–, a primera hora de la tarde se supo que un joven estadounidense está en la UCI del Complejo Hospitalario de Nafarroa por un tremendo golpe al que no dio importancia al principio, por lo que no fue atendido.

Fuentes del Gobierno navarro confirmaron el extraño episodio. El joven (de 19 años y natural de Portland) recibió un fuerte impacto en el encierro, pero tras ello volvió al domicilio en el que reside estos días, y fue allí donde su hermano apreció lo que se define como «comportamiento extraño» y «estado general agitado».

A mediodía, el hermano tuvo la buena idea de llamar un taxi y acudir al Complejo Hospitalario, donde creían haber tenido una mañana tranquila con solo cuatro traslados por contusiones, de los que tres ya habían recibido el alta para esa hora.

Tras el examen pertinente, al joven, efectivamente, le diagnosticaron dos pequeñas hemorragias cerebrales, por lo que se procedió a sedarlo e ingresarlo. Se informó a los medios de que «si bien no parece que corra peligro su vida, su estado es grave». Poca broma.

El mozo no sabe siquiera dónde se produjo la caída, aunque las fuentes del Gobierno navarro creen que pudo ser en la calle Estafeta. Una vez más en esta alocada carrera, habrá que hacer toda una pericial con las imágenes para tratar de encontrar el momento y la persona.

Lo que no sorprende a nadie, visto el rumbo de estos encierros, es que los mayores problemas estén siendo provocados por golpes y no por cornadas. Por segundo día consecutivo, ayer no hubo pitonazos, pero sí trompazos a doquier de corredores sorprendidos por la velocidad de los cabestros. Los Jandilla les siguieron ayer mejor que los José Escolar del martes, pero quienes aventuraban que por una vez este año los toros iban a tomar la cabeza del pelotón se equivocaron.

La procedencia de los cinco hospitalizados es un buen resumen estadístico de quién corre el encierro hoy: solo uno es navarro (de Allo), hay otro de Biarritz, uno más de Valencia, el cuarto de Estocolmo y el quinto de Portland (EEUU).