2019/07/11

Propuesta para «democratizar» los patronatos de BBK, Kutxa y Vital

En pleno proceso de renovación de los órganos de gobierno de las fundaciones BBK, Kutxa y Vital, la plataforma Kutxabank Publikoa propuso ayer que se introduzcan cambios en el modo en que son elegidos los patronos de Araba y Bizkaia, al menos como se hace en Gipuzkoa, añadiendo además representantes de sindicatos y otros agentes.

Agustín GOIKOETXEA|BILBO

ACTITUD ÉTICA


Manifiestan su «más absoluta disconformidad» con que Xabier Sagredo cobre 380.000 euros anuales, ya que a su sueldo como presidente de BBK se añade la remuneración como miembro del consejo de administración de Iberdrola.

MEROS GESTORES


La plataforma reivindica que las acciones de las antiguas cajas de ahorro se devuelvan «a sus legítimos dueños», citando a diputaciones y ayuntamientos como instituciones que las promovieron, pasando a ser las fundaciones meros gestores.

Cinco años después de que se constituyesen las fundaciones bancarias de BBK, Kutxa y Vital, la plataforma Kutxabank Publikoa propone cambios en el modo en que son elegidos sus órganos de gobierno. En el caso de Gipuzkoa, en octubre de 2018 se conformó el nuevo patronato de Kutxa Fundazioa, doce de cuyos integrantes son designados por las Juntas Generales a propuesta de los grupos políticos.

Ese mismo método fue planteado la pasada legislatura por EH Bildu ante la Cámara vizcaina y rechazado por PNV, PSE y PP, fuerzas que pactaron la composición del actual patronato de BBK. Ayer, la plataforma Kutxabank Publikoa compareció ante la prensa en Bilbo para reclamar que se avance hacia un «modelo democrático al igual que en otras entidades públicas y como mínimo, como se hace en la Fundación Kutxa».

Recordaron que en las cajas de ahorro «había una gobernanza bastante democrática y en sus asambleas generales participaban partidos, sindicatos e impositores». «Ahora, en BBK y Vital, los patronos y patronas no se eligen democráticamente», explicó Janire Landaluze.

«En todas las entidades públicas, cuando hay elecciones se renuevan las personas representantes, excepto en estas dos fundaciones», incidió Urtzi Ostolozaga, quien destacó que dos formaciones políticas representadas en las cámaras forales –EH Bildu y Elkarrekin Podemos– no pueden proponer candidatos a los patronatos y que los sindicatos mayoritarios –ELA y LAB– tampoco participan en esos órganos de gobierno de los tres accionistas de Kutxabank.

Como las fundaciones se corresponden con cada herrialde, proponen que cada vez que se elijan las juntas generales se renueven sus miembros «como en Kutxa, pero no 12, sino los 15».

«De esta forma, los partidos, en base a la representación obtenida, propondrían personas de amplio conocimiento financiero y de gestión de proyectos sociales», sostienen. Asimismo, plantean ampliar de 15 a 21 los patronos, para dar cabida a sindicatos, agentes sociales y culturales, ahora excluidos.

Estiman que, «para recuperar el modelo de las cajas de ahorro», convendría que entre los miembros de los órganos de gobierno de las fundaciones hubiera «una mejor representación sindical». De ahí, esa ampliación en seis patronos.

«Ser una persona con experiencia en temas financieros o económicos, o conocer el campo de la obra social, es una condición imprescindible para ser patrono o patrona de estas fundaciones, pero todos los partidos deberían tener la opción de proponer candidatos y no quedar algunos marginados», insistió Landaluze.

Esa nueva composición de los patronatos, explicó Mikel Kintana, reflejaría el peso de los diferentes agentes representados en ellos. «No supone que el PNV pierda poder», precisó. «Si en Kutxa se ha hecho, no será tan difícil», apostilló.

En el caso de BBK, desde 2018 su órgano de gobierno lo componen 13 miembros tras la dimisión de Paco Berjón (PSE) por cuestiones de «índole familiar» y el cese de Maite Iturrate por incompatibilidad legal entre este cargo y el de directora general de Administración y Promoción Social de la Diputación.

«Conflicto de intereses»

Detectan «conflicto de intereses» en la iniciativa de BBK para que algunos de los patronos puedan ser elegidos o propuesto entre las entidades que reciben subvenciones de la fundación. En el reglamento que se aprobó el 20 de junio se contempla invitar a medio centenar de instituciones públicas y privadas, las que mayor importe de ayuda económica o colaboración hayan recibido en 2018, a que propongan sus candidaturas, como se hará a través de Eudel con los ayuntamientos con los que BBK mantiene convenios de colaboración en ferias agrícolas u otros eventos.

Además, cinco entidades representativas de «interés colectivo» con las que la Obra Social colabora, que son las asociaciones Aspace (parálisis cerebral), Apnabi (autismo), Gorabide (discapacidad intelectual) y Esclerosis Múltiple; así como la fundación Urbegi (inserción laboral de personas en situación vulnerable), propondrán su representante para un patronato que seguirá presidiendo el jeltzale Xabier Sagredo.