2019/07/11

Una investidura sin candidato pone en marcha la cuenta atrás electoral en Madrid
GARA|MADRID

El pulso entre la ultraderecha de Vox y la derecha de Cs que bloquea la formación de Gobierno en la Comunidad de Madrid se evidenció en el insólito pleno de investidura sin candidato celebrado ayer, con el que se puso en marcha la cuenta atrás para la convocatoria de nuevas elecciones el 10 de noviembre.

El pleno en la Asamblea madrileña sin candidato, después de que ninguno de los aspirantes, Ángel Gabilondo (PSOE) e Isabel Díaz Ayuso (PP), lograran reunir los apoyos necesarios, puso de manifiesto la pretensión de Vox de no dar a PP y Cs «un cheque en blanco» y la del partido naranja de no volver a reunirse con la formación ultra.

Para que salga adelante la investidura de un candidato es necesaria la mayoría absoluta en la primera votación (67 escaños) o simple en la segunda. Gabilondo cuenta con los votos a favor de PSOE (37), Más Madrid (20) y Unidas Podemos (7), 64 en total.

Ayuso solo tiene asegurados los 56 votos del PP y Ciudadanos, que ya han firmado un pacto de Gobierno, pero confía en lograr el respaldo de la ultraderecha de aquí al 10 de setiembre. Para ello, propuso una reunión a tres con Ciudadanos y Vox a partir de hoy con la intención de tratar de forjar un acuerdo que permita desbloquear su investidura. En su discurso, ayer, aseguró que no piensa «cejar en el empeño de unir» a Cs y Vox pese al supuesto distanciamiento entre ambas.

Ignacio Aguado, portavoz de Cs en la Asamblea, rechazó la oferta de Ayuso al señalar que no volverá a reunirse conjuntamente con el PP y Vox porque entiende que «ya no hay nada más que negociar» tras el pacto de coalición con el PP. «No entiendo las razones que llevan a Vox a bloquear esta investidura», declaró Aguado, que consideró una «irresponsabilidad» la repetición electoral.

La portavoz ultraderechista en la Asamblea, Rocío Monasterio, dijo que no habrá nuevos comicios si depende de Vox, ya que harán todo lo posible para llegar a una acuerdo con PP y Cs.