2019/07/19

Pello Bilbao roza la victoria en Bagnères de Bigorre

Simon Yates superó por centímetros al gernikarra en la primera etapa pirenaica. Los favoritos se tomaron con tranquilidad la jornada antes de la crono de Pau.

Joseba ITURRIA|bagnÈres de bigorre
0719_kir_ciclismo

Simon Yates ganó ayer la duodécima etapa del Tour con final en Bagnères de Bigorre al imponerse en el sprint de los tres corredores más fuertes de una fuga de 42 que tuvo el permiso de un pelotón que pensaba más en la crono de hoy de Pau.

La primera etapa pirenaica presentaba 209 kilómetros, 2.889 metros de desnivel y dos puertos de Primera en los últimos 79, el Peyresourde y la Hourquette d’Ancizan, donde se marcharon por delante Simon Yates y Mühlberger. Pello Bilbao coronó a cinco segundos y con más de un minuto a los inmediatos perseguidores.

Los tres se unieron en el descenso y se jugaron la victoria en un final muy técnico con dos curvas de 90 grados en los últimos 500 metros y una recta final de 160 en la que Pello Bilbao no tuvo las fuerzas y el espacio para superar a Simon Yates.

Fue una pena, pero entraron 42 corredores en la fuga, algunos de mucho nivel y Simon Yates también tiene su punta de velocidad. Hay que valorar la gran actuación de Pello Bilbao. No solo por ser segundo en la primera etapa que disputa en su debut en el Tour después de ganar las dos etapas del Giro en las que se metió en la fuga buena. También porque fue capaz de subir el último puerto a la velocidad del último vencedor de la Vuelta. Tiene olfato y calidad y ayer solo le sobró un rival y le faltó un poco más de fuerza.

Batalla solo por la escapada

La historia de la etapa se redujo a la de fuga. Hubo mucha pelea por cogerla y eso provocó que entraran 42 corredores de buen nivel con dos vascos, Pello Bilbao e Imanol Erviti y con Greg Van Avermaet como el mejor colocado en la general a 14:25.

En la subida al Peyresourde Calmejane se marchó en solitario a 72 de meta, pero fue atrapado antes de coronar por Wellens para reforzar su maillot de la montaña. En el descenso se escapó Clarke y en la Hourquette d’Ancizan fueron Simon Yates, Mühlberger y Pello Bilbao los que pasaron la selección para disputarse la victoria.

No hubo ningún movimiento entre los favoritos. Deceuninck trabajó para que la fuga llegara con cinco minutos al inicio del Peyresourde y ahí quiso dejar la responsabilidad a otros equipos. Nadie quiso endurecer la carrera, Ineos marcó el ritmo en la última subida y la diferencia superó los nueve minutos en la meta porque los favoritos pensaban en la única crono individual de hoy en Pau de 27,2 kilómetros. Tiene varias subidas en los primeros 15, la más reseñable a la cota de Esquillot, y los doce últimos son los más llanos.

LA SELECCIÓN


El puerto de Hourquette d’Ancizan, que se coronaba a 30 de meta, hizo la selección en la fuga y Simon Yates se marchó por delante con Mühlberger. Pello Bilbao coronó a solo cinco segundos y los alcanzó en el descenso.