2019/07/19

Rackete pide a Europa que acepte a los migrantes salvados por civiles

La capitana del barco de la ONG Sea Watch, la alemana Carola Rackete, emplazó ayer a la Comisión Europea a que haga lo posible para que se eviten situaciones como la que ha vivido ella y se acepten a los migrantes salvados por barcos civiles, tras ser interrogada por la Fiscalía de Agrigento, en Sicilia.

GARA|AGRIGENTO
0719_mun_rackete

La capitana del barco de la ONG Sea Watch, la alemana Carola Rackete, compareció ayer por la mañana ante el Tribunal de Agrigento. Cientos de personas, bajo un sol asfixiante, se concentraron frente al tribunal con numerosas pancartas de apoyo a la joven alemana, que se ha convertido en un emblema contra la política migratoria del gobierno de coalición italiano formado por el Movimiento 5 Estrellas y la derechista Liga.

La capitana, con mucha experiencia por haber navegado entre glaciares, pasó tres días en detención domiciliaria a comienzos de julio por haber entrado en aguas italianas pese al veto impuesto por el ultraderechista ministro de Interior, Matteo Salvini, quien promovió un decreto ley en el que se prohíbe a los barcos de las ONG entrar en aguas territoriales si han salvado a migrantes y que prevé multas de hasta 50.000 euros.

Salvini tildó a Rackete de «criminal, problemática, rica y mimada, dispuesta a matar cinco militares italianos».

La joven demandó al ministro por difamación e incitación a la ofensa, señalando que cada mensaje de odio de Salvini en las redes sociales provocó una cadena de insultos sexistas, violentos y amenazantes.

La jueza italiana Alessandra Vella invalidó la detención de Carola Rackete, argumentando que actuó para salvar vidas, pero sigue siendo investigada por resistencia a un oficial y ayuda a la migración.

La Fiscalía de Agrigento apeló esa decisión y espera así establecer un precedente jurídico para que no se repita el caso. Mientras tanto, el Sea-Watch 3 permanece retenido en el puerto siciliano de Licata.

Rackete fue arrestada el 28 de junio tras decidir entrar sin autorización en el puerto de la isla de Lampedusa para poder desembarcar a los 40 migrantes que llevaba a bordo desde hacía 17 días y tras declarar el estado de necesidad en el barco.

A la salida del tribunal ayer, afirmó que estaba muy contenta por haber podido explicar todos los detalles del salvamento del 12 de junio. «Espero que la Comisión Europea después de las elecciones del nuevo Parlamento haga lo posible para evitar estas situaciones y que todos los países europeos acepten en el futuro a las personas salvadas por las naves civiles», manifestó en una declaración a los medios en inglés y alemán.

Uno de sus abogados, Alessandro Gamberini, explicó que fue un interrogatorio de lo más «sencillo» donde se presentó toda la documentación y diarios de a bordo de la declaración del estado de necesidad que forzó a la capitana a entrar en Lampedusa. Reiteró que «se trató de un normal salvamento en el mar y totalmente legal y ante las exigencias dramáticas que en estos casos suceden».

Expertos en derechos humanos de la ONU emitieron ayer un comunicado en el que expresaron su grave preocupación por la detención y los procedimientos penales en Italia contra la capitana del Sea-Watch 3.

«Salvar a los migrantes en peligro en el mar no es un delito», añadieron. Instaron a las autoridades italianas «a que pongan fin de inmediato a la criminalización de las operaciones de búsqueda y rescate».

Amnistía Internacional subrayó que «los cargos infundados presentados contra esta mujer valiente y de principios ponen de manifiesto la determinación de las autoridades italianas de intimidar y estigmatizar a quienes salvan vidas en el mar».

Preocupación por el nuevo Gobierno en Grecia

El nuevo Gobierno de derechas en Grecia lleva algo más de una semana en el poder, pero estos pocos días han bastado para poner en alerta a los migrantes y sus redes de apoyo, que temen un endurecimiento de su vida en el país por las nuevas políticas.

La supresión del Ministerio de Migración y la integración de sus competencias en el Ministerio de Protección Ciudadana se ha leído como toda una declaración de intenciones del nuevo primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, una de cuyas prioridades es reforzar el orden público y la presencia policial en las calles de Atenas.

Para la abogada Natasa Strachini, coordinadora del departamento legal de la ONG Refugee Support Aegean en Quíos, transferir la cartera de Migración a Protección Ciudadana es dar «más de un paso atrás». Recordó cómo la gestión migratoria del anterior Gobierno de Nueva Democracia (2012-2015) «fue un desastre» por los repetidos incumplimientos de la Ley de acceso al asilo, entre otros, que condujeron a la condena de Grecia por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

Otras dos prioridades del Gobierno de Mitsotakis en materia de migración que han causado preocupación son la aceleración de los exámenes de asilo y las devoluciones a Turquía.E. PONS VALLS (Efe)