2019/08/13

Se hace con Rober Ibáñez en propiedad tras abonar dos millones al Getafe

Roncaglia asegura en su presentación oficial que viene a Iruñea «a disfrutar de minutos y a sumar».

Natxo MATXIN
0813_kir_osasuna

Tras dos etapas en calidad de cedido llegando en sendos mercados invernales, Rober Ibáñez pasa ahora a ser jugador de Osa- suna en propiedad, después de que el club rojillo llegase a un acuerdo con el Getafe para hacerse con el valenciano tras el pago de dos millones de euros. Eso sí, los azulones se reservan la mitad del importe de una futura venta del jugador.

Con esta incorporación, se satisface una de las premisas del cuerpo técnico, que no era otra que mantener en la medida de lo posible el grupo que posibilitó el ascenso del equipo a Primera, logro en el que Rober Ibáñez tuvo parte activa. Sin em- bargo, hasta ayer parecía casi imposible su fichaje, debido a que el Getafe no bajaba en sus pretensiones económicas –pedía más de 3,5 millones–, operación que todo apunta que se ha desatascado por la presión del jugador para venir a Iruñea.

Su cláusula de rescisión en Primera será de 10 millones y el compromiso se prolongará hasta junio de 2023. Rober Ibáñez aportará velocidad y desborde de medio campo en adelante, posiciones en las que va a haber una dura competencia para hacerse con la titularidad.

Insistencia de Braulio

Por su parte, Roncaglia aterriza en Osasuna para tratar de disponer de los minutos que no ha tenido últimamente tanto con el Celta como con el Valencia, donde recaló a préstamo en el pasado mercado invernal. «La idea es sumar minutos, pero para ello debo convencer al míster, quiero sumar y ser uno más», explicó en su presentación oficial.

De todos modos, lo que inclinó la balanza para hacer las maletas en dirección a Iruñea fue la insistencia del director deportivo rojillo, Braulio Vázquez. «Lo que me terminó convenciendo fue que viniera a buscarme a Vigo, valoré mucho ese esfuerzo de coger el coche y acercarse para charlar conmigo», explicó.

Roncaglia aportará la experiencia que ha vivido al máximo nivel tanto en Italia como en LaLiga. «La Primera División es complicada, hay que cometer los menos errores posibles, porque no te perdonan y se pagan».