2019/08/14

El prefecto, abierto a negociar sobre las «concentraciones insumisas» del G7

Entre las acciones de protesta programadas con motivo de la cumbre del G7 en Biarritz se encuentran siete concentraciones previstas para el domingo, no autorizadas por la delegación del Gobierno francés. En una comparecencia ayer en Baiona, el prefecto Eric Spitz se dijo abierto a negociar sobre dichas acciones previstas en zona prohibida.

Idoia ERASO|BAIONA
0814_eh_prefecto

De cara a la cumbre internacional que se celebrará entre el 24 y el 26 de agosto en Biarritz, las plataformas G7EZ! y Alternatives G7 han organizado diferentes acciones de protesta y de propuesta de alternativas al modelo económico, social y medioambiental que se tratará entre los siete países más ricos del mundo. Entre el martes y el viernes, se llevarán a cabo diversos encuentros y, el sábado, se realizará una manifestación. Ambas iniciativas se desarrollarán entre Hendaia e Irun.

La última acción será el domingo y consiste en siete concentraciones, denominadas «insumisas» por sus organizadores, que pretenden crear una «zona Arcoíris» en el espacio en el que estarán restringidas las protestas. Estas movilizaciones están previstas en Baiona, Bidarte, Biarritz y Angelu (cuatro), entre las 12.00 y las 16.00.

En la comparecencia de ayer, el delegado del Gobierno francés declaró que no ha recibido ninguna petición para autorizar dichos actos. «Todavía estoy abierto a la negociación y al debate, y espero que me den garantías para que se desarrolle pacíficamente».

Por el contrario, dejó claro que si se trata de concentraciones no autorizadas, no permitirá que se celebren, ya que se situarían de una zona en la que no se pueden realizar protestas. Matizó que, «si se trata de puntos de manifestación pacíficos, estáticos, en sitios que no suponen problemas estratégicos, podemos hablar».

Al igual que lo hicieron los organizadores de las acciones de las protestas el lunes, el prefecto también trató de hacer llegar un mensaje de serenidad: «No estoy inquieto por la contracumbre, la presencia policial será discreta si todo va bien».

Spitz también habló sobre los problemas de tráfico que previsiblemente se generarán durante la cumbre en las carreteras de Ipar Euskal Herria, en la autopista y, en concreto, en el peaje de Biriatu. Por ello, subrayó su colaboración tanto con el Gobierno de Lakua como con «las autoridades españolas, marroquíes y portuguesas para que entre el 23 ye 26 de agosto, en esos días de retorno de las vacaciones se prioricen otras vías».

El transporte público, restringido y específico durante el G7

Los representantes de la Subprefectura de Baiona y de la Mancomunidad Única de Ipar Euskal Herria presentaron ayer el dispositivo de transporte público en la costa de Lapurdi durante el G7 y la contracumbre entre Hendaia e Irun.

Entre el 22 y el 26 de agosto, el servicio de autobuses Chronoplus se modificará. Algunas lineas no funcionarán por la noche y otras se acortarán para no llegar a la zona restringida de Biarritz.

El Car Express entre Hendaia y Baiona, se desviará a la autopista, por lo que varias paradas desaparecerán. La estación de tren de Donibane Lohizune será la principal de Lapurdi, ya que se cerrarán las de Baiona y Biarritz.

Durante la contracumbre, entre el 21 y el 23, habrá autobuses entre la zona de acampada en Urruña y la de las jornadas en Ficoba de Irun. I. E.

«ZONA ARCOÍRIS»


Alrededor de Biarritz está delimitado un espacio en el que está prohibido protestar. Ante esto, los organizadores de la contracumbre quieren hacer de ella una «zona Arcoíris» con siete concentraciones.