2019/08/23

El Eibar no conoce lo que es ganar en Iruñea en Liga

Cuatro victorias rojillas y cinco empates acumulan hasta ahora, si bien los armeros sí que han vencido en El Sadar en el tornero copero.

Natxo MATXIN
0823_kir_derbi

En nueve ocasiones se han medido Osasuna y Eibar en Iruñea en la competición de la regularidad, pero en ninguna de ellas los armeros han conseguido vencer. Cuatro victorias rojillas y cinco empates es el bagaje liguero de los enfrentamientos entre ambas escuadras vascas. Un buen termómetro de lo bien que se le ha dado últimamente al conjunto navarro medirse a los azulgranas es que la última vez que coincidieron en Primera División fue el único rival con el que no perdió ni en la primera ni en la segunda vuelta.

Ahora bien, el Eibar sí que ha ganado una vez en El Sadar, pero fue en competición copera a principios de enero de 2017 –esa misma campaña en la que ambos equipos coincidieron al máximo nivel–, un encuentro en el que el cuadro guipuzcoano demostró su superior calidad al finalizar el choque con un claro 0-3 a su favor.

El último precedente, aunque el ejemplo no parece servir de mucho, se produjo hace apenas unas semanas, cuando el día 8 se midieron ambos contendientes en un amistoso celebrado en el San Francisco de Tafalla. Un empate sin goles y un carrusel de futbolistas participantes marcaron dicho encuentro, en el que los de José Luis Mendilibar no estuvieron muy finos en defensa, al menos en los primeros compases del choque.

Una endeblez en la parte de atrás que la quiere seguir explotando el que ahora mismo es el artillero por excelencia de Osasuna, un recién llegado Chimy Ávila que en Butarque ya dejó claro el por qué de su fichaje. Curioso cómo denomina el delantero a sus goles. «Hace falta el trabajo y sacrificio de los demás compañeros para dejarnos las cosas fáciles y que se den esas casualidades», calificó el ariete el 0-1 que anotó ante el Leganés y que sirvió para sumar los tres primeros puntos.

Su carácter sobre el césped ya le está convirtiendo en uno de los ídolos de la afición, ante la que está deseando estrenarse mañana. «Desde que llegué, la gente me ha tratado fenomenal, los mensajes que me llegan vía redes sociales y la pasión que se vive aquí no tiene comparación», argumentó el atacante sudamericano.

«Ahora trabajaré duro para recompensarles. Ya lo dije antes, puedo errar un gol, pero no voy a dejar de correr. El partido contra el Eibar va a ser complicado, pero creo que la afición nos va a ayudar para que sea más fácil y eso va a ser un punto positivo a nuestro favor», explicó.

Lesión de grado II-A de Perea en el cuádriceps zurdo

Entre dos y tres semanas estará en el dique seco Luis Perea después del diagnóstico que conoció ayer y que desvela que tiene una lesión de grado II-A en el rector anterior de su cuádriceps izquierdo.

Una mala noticia para el centrocampista madrileño que, con este parón, le va a costar volver a coger el punto de forma para colocarse al mismo nivel que el resto de sus compañeros y poder pelearles el puesto de cara a ponérselo complicado al míster rojillo, Jagoba Arrasate.

El técnico de Berriatua ha diseñado para hoy una sesión a puerta cerrada en El Sadar, en la que se supone perfilará los últimos retoques para la visita del Eibar. Entre otras cosas, tendrá que decidir si mantiene el once que le dio los tres puntos en Butarque u opta por un equipo más ofensivo, con la posible entrada de Fran Mérida y Rubén García, dos de los puntales de la campaña pasada y que desde hace varios días entrenan al mismo ritmo que el resto del grupo.

También está por ver si tiene continuidad en el equipo inicial Moncayola, la gran sorpresa del estreno liguero, o incluso si elige la opción de dos delanteros específicos, con Cardona en el once. N.M.