2019/09/12

Urrutikoetxea deberá encarar desde la cárcel un largo maratón judicial

La Corte de Apelación de París acordó ayer tarde mantener en prisión a Josu Urrutikoetxea, convaleciente de una intervención quirúrgica, tras analizar las cuatro peticiones, concernientes a dos euroórdenes y dos demandas de extradición, presentadas por su defensa. Hoy tiene nueva cita, en el Tribunal Correccional.

GARA|PARÍS
0912_eh_urrutikoetxeaauzia

El histórico dirigente de ETA Josu Urrutikoetxea acudió ayer tarde a la primera de la larga lista de comparecencias judiciales que le esperan este otoño.

La Corte de Apelación de París analizó en esa vista vespertina las demandas de puesta en libertad condicional interpuestas por la defensa del vecino de Ugao en el marco de dos procedimientos de euroorden y otros dos de extradición emitidos por las autoridades españolas.

Según informó la enviada de Mediabask, Goizeder Taberna, los abogados de Urrutikoetxea, Laure Heinich-Luijer y Laurent Pasquet Marinacce, recalcaron el delicado estado de salud del militante, que tras ser intervenido el 2 de setiembre de una dolencia de próstata fue devuelto a la cárcel, al tiempo que evidenciaron varios defectos del procedimiento y notificaciones fuera de plazo, entre otras cuestiones.

En la sesión de ayer, la defensa de Urrutikoetxea se vio respaldada por la presencia del abogado vasco Iñaki Goioaga. No fue el único en desplazarse hasta el tribunal parisino, ya que entre el público también se pudo ver a monseñor Jacques Gaillot y a una delegación de EH Bai (Eneko Aldana) y EH Bildu (Jasone Agirre). En declaraciones a los medios en los pasillos del Palacio de Justicia, los representantes abertzales destacaron el papel jugado por Josu Urrutikoetxea para llevar a buen puerto el proceso de resolución.

Pese a que Urrutikoetxea dio al tribunal su palabra de que, de ser liberado, acudiría a los juicios pendientes, el tribunal secundó al abogado general, que abogó por retenerle en prisión. Ello pese a que el 19 de junio la citada instancia acordó la libertad bajo vigilancia de Urrutikoetxea en relación a los dos asuntos que tiene pendientes con la justicia gala, concretamente las condenas en rebeldía que le fueran impuestas en 2010 y 2017.

Causa relativa al periodo Oslo

El Tribunal Correccional abordará hoy el examen de la segunda de esas causas, que concierne a hechos que se produjeron en el periodo 2010-2013 cuando Urrutikoetxea estaba en Oslo, como parte de la delegación de ETA que trabajó la apertura de un proceso de negociación que no llegó a materializarse pero sí dio lugar a contactos con personalidades internacionales, incluidos enviados de Madrid.

En el primer análisis de la causa, en junio, los abogados de Urrutikoetxea apuntaron a defectos de forma que, en parte, reconoció también el fiscal.

Mientras, las demandas de entrega cursadas por la Audiencia Nacional española, una por «crímenes de lesa humanidad» y otra en relación a la llamada «causa de las herriko taberna», deben ser estudiadas por la sala de instrucción del Tribunal de Apelación de París a partir del próximo 16 de octubre.

No tienen fecha de análisis todavía las causas relativas a atentados que datan de la década de los 80 y que Madrid ha activado ahora de cara a conseguir la entrega de Urrutikoetxea.

 

Xabier Goienetxea acercado desde la cárcel parisina de Fresnes a la de Mont-de-Marsan

La asociación Etxerat confirmó ayer la llegada de Xabier Goienetxea a la prisión de Mont-de-Marsan procedente de Fresnes.

La ministra gala de Justicia, Nicole Belloubet, de visita la semana pasada en Baiona, ya dio a entender que en breve se reanudarían los traslados, una vez adoptada la decisión de levantar el estatus DPS a más presos vascos.

Coincidiendo con esas declaraciones de la titular del ministerio con el que mantiene un espacio de trabajo una delegación de electos y sociedad civil de Ipar Euskal Herria, Sortuko Presoen aldeko Batzordea daba a conocer que seis prisioneros han recibido últimamente la notificación sobre el levantamiento del DPS.

Detenido junto a Iñaki Reta en Ortzaize en 2015, cuando ambos desarrollaban tareas dirigidas al desarme de ETA, Goienetxea fue condenado por esos hechos a siete años de cárcel, aunque finalmente se le fusionó la pena con la primera condena, de 14 años, que recibió en el juicio relativo a la muerte del policía galo Jean-Serge Nérin.

Tras el traslado de Goienetxea, de los 38 vascos recluidos en el Estado francés, 13 –cinco hombres y 8 mujeres– se encuentran en prisiones que no sean Lannemezan y Mont-de-Marsan. GARA