2019/09/18

Bravo sostiene que no cometió fraude fiscal

El exsenador del PNV Víctor Bravo negó ayer que cometiera fraude a la Hacienda de Gipuzkoa, que él mismo dirigía. Alegó que la domiciliación de la empresa Glass Costa Este Salou fue legal.

GARA|DONOSTIA
0918_eh_bravoona

Ha tenido que pasar una década desde que fue señalado como presunto autor de graves delitos fiscales para que Víctor Bravo, exsenador del PNV y titular de la Hacienda guipuzcoana entre 1991 y 2003, se haya sentado en el banquillo. Ocurrió ayer, en el Juzgado de lo Penal número 1 de Donostia, donde sostuvo que la sociedad tarraconense Glass Costa Este Salou cumplía los requisitos para acogerse a la normativa de Gipuzkoa. Argumentó que la sede y la dirección «efectiva» de la compañía «estaban aquí», y que tenía todo su inmovilizado en ese herrialde.

Además de Bravo está acusado Fernando González, quien junto a su esposa poseía directa e indirectamente cerca del 80% de la firma. El empresario admitió que la sociedad, un holding de empresas dedicadas entre otros negocios al inmobiliario, desarrollaba toda su actividad fuera de Gipuzkoa, y que no tenía ningún trabajador en la CAV.

Bravo y Fernández se enfrentan a una petición de seis años de cárcel por parte de la Fiscalía, y de nueve del abogado del Estado, por tres delitos contra la Hacienda Pública cometidos en los años 2003, 2004 y 2006. El Ministerio Público reclama además una compensación de casi 1,4 millones de euros más los intereses legales, y la Agencia Tributaria solicita 1,8 millones.

Bravo y González están acusados de haber «planificado» la forma en la que la citada firma «pudiera disfrutar ilícitamente del Régimen Especial de Sociedades de Promoción de Empresas de Gipuzkoa» con «considerables ventajas fiscales». Para ello, resultaba «ineludible», entre otras condiciones, que la compañía tuviera su domicilio fiscal en territorio guipuzcoano y que la Hacienda foral le concediera «formal y expresamente» el Régimen Especial de Sociedades de Promoción de Empresas.

Requisitos que según la Fiscalía eran conocidos «a la perfección» por Bravo dada su condición de exdirector de Hacienda.

Bravo también negó tener conocimiento de que hubiera otras 81 sociedades mercantiles domiciliadas en su sede de la avenida de Tolosa, así como que tomara parte en «ni una sola gestión» de la sociedad. «Soy totalmente ajeno», aseveró, pese a que según los informes jurídicos llegó a poseer el 7% mientras era director de Hacienda.